_
_
_
_
LA COLECCIÓN ARCHIVOS, EN LA ACADEMIA

Ernesto Sábato habló sobre la diversidad de la lengua

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

En la presentación precedieron a Ernesto Sábato en el uso de la palabra Manuel Alvar, director de la Real Academia; Emilio Muñoz, presidente del CSIC; Charles Minguet, presidente de la Fundación Archivos; Pedro Gómez Valderrama, embajador de Colombia, y Pedro Mounil, representante del presidente de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza. Sábato, después de improvisar unas emotivas y certeras palabras, renunció, entre aplausos de los asistentes, a leer sus cuartillas, que calificó de "descriptivas, casi un informe".

Más información
Los libros del tercer milenio

Manuel Alvar realizó un encendido elogio de la filología científica, subrayó "que nadie podrá poner en tela de juicio los argumentos, la idea que da origen a la colección, aunque abarque espacios tan diversos. Éste es un día glorioso para las lenguas española y portuguesa". Charles Minguet calificó el proyecto como "un combate contra el olvido y el perpetuo peligro de la desaparición".Finalmente, Ernesto Sábato comenzó a hablar. Sólo serían unas palabras de agradecimiento a Manuel Alvar, pero... "Hace muchos años vino a verme a un hotel de París Amos Segala y me expuso el plan de esta colección. Le miré fascinado e incrédulo. Cuando se marchó, le comenté a mi mujer: 'Un hombre admirable, pero creo que está loco'. Años después, en Nueva York, organizaron un simposio sobre mi obra; en él, Manuel Alvar comentó mis juveniles y duros ensayos sobre la RAE. Yo hablaba en ellos de -una RAE pugnitiva y policial que pretendía poner uniformidad en el vasto universo de la lengua española. Alvar trató aquellos textos con generosidad. Aprendí entonces a tener respeto por los filólogos. Eran ensayos irónicos y duros, aunque sigo pensando que esencialmente válidos. Las dos anécdotas demuestran que todo cambia: la idea de Segala es un realidad y aquella Academia no es esta Academia".

"Hay tantas lenguas como españoles. ¿Dónde poner entonces el acento? ¿En el individuo o en la comunidad? Todo es una interacción entre el hombre y el mundo, una interacción de pasiones, amores, odios y resentimientos. Supongo que no venimos en línea recta del latín de Cicerón. La conquista de América fue, como todas las conquistas, bárbara, terrible, pero dejó un lengua de mil años. Un fenómeno trágico pero fértil. Ahora está de moda hablar de las atrocidades, pero, si la leyenda negra es toda la verdad, ¿cómo se explican César Vallejo y Rubén Darío, no resentidos, escribiendo admirablemente el castellano y cantando a España?".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_