Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio siglo de matanzas, desaparecidos y movimientos urbanos en México ‘on line’

Más de 100.000 objetos de los movimientos sociales de los últimos 50 años del país serán digitalizados por la UNAM

Material que formará parte del acervo digital de la UNAM
Material que formará parte del acervo digital de la UNAM

“¿Qué país es este que permite que sean disueltos en ácido tres chicos que querían hacer cine y que pasaron por el lugar equivocado en el momento equivocado?, ¿qué país es este en que un día cualquiera 43 estudiantes pueden desaparecer como desaparecen las horas del día, esfumarse en el aire que respiramos?”, menciona Sandra Lorenzano, subdirectora de Vinculación y Comunidades del Centro Cultural Universitario de Tlatelolco (CCUT) de la UNAM. El atroz asesinato de tres jóvenes en Jalisco y la ausencia de los 43 estudiantes de Guerrero, a más de tres años de su desaparición, recuerdan que la impunidad sigue siendo una herida punzante en México.

Una herida que comparten los familiares y amigos de quienes perdieron a su ser querido en la matanza del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco en 1968. Tras la masacre, la lucha para encontrar respuestas, el viacrucis para encontrar responsables. Sin embargo, su lucha no ha sido en vano. Estos indicios han configurado un acervo documental, compuesto por más de 100.000 objetos, que la UNAM, la universidad más importante de América Latina, digitalizará y pondrá a disposición de manera gratuita en línea y en el CCUT a partir del próximo octubre.

Como parte de las actividades para conmemorar el Movimiento Estudiantil del 68, la Universidad digitalizará materiales de al menos 25 fondos de movilizaciones sociales de los últimos 50 años. Fotografías, cartas, volantes, pancartas, testimonios, vídeos y otros documentos formarán parte de esta colección digital. Además, el acervo no se limitará a los movimientos estudiantiles, también abarcara a las movilizaciones feministas, indigenistas y de los colectivos urbanos como los damnificados del temblor de 1985 y las movilizaciones del #YoSoy132 en 2012.

Entre las colecciones que estarán disponibles de manera digital destaca el acervo del comité ¡Eureka!, fundado por impulso de Rosario Ibarra de Piedra, madre de Jesús Piedra Ibarra, integrante de la Liga Comunista 23 de Septiembre, detenido y desaparecido desde el 18 de abril de 1975.

Jorge Gálvez, cofundador de este organismo, ha detallado que los documentos históricos recabados por ellos, son fruto del trabajo incansable de más de 120 familias, que al igual que Ibarra de Piedra, emprendieron una lucha para encontrar a los familiares que desparecieron en medio de la persecución que el Estado emprendió contra los integrantes de movimientos políticos y sociales en México durante la década de los setenta.

Material del acervo de la UNAM.
Material del acervo de la UNAM.

A la distancia, Gálvez insiste en que lejos de buscar culpables solo desean dar con alguna seña de sus seres queridos: "siempre nuestra divisa ha sido nuestro familiar, todo lo demás es accesorio. Si hay una investigación nosotros queremos saber el paradero de nuestro familiar, si hicieron otra cosa con ellos que nos digan, que tengan el valor de decirnos".

Aunque difieren en tiempo y geografía, los episodios que conforman esta galería coinciden en una ausencia de información. La mayoría de los movimientos en esta palestra digital se han visto obligados a organizarse para buscar justicia y para trascender la violencia. “México es un país que ha sido injusto con sus víctimas, que ha sido injusto con sus desaparecidos, es un país que sistemáticamente ha intentado borrar la memoria”, explica el director del CCUT, Ricardo Raphael.

El director del CCUT está convencido de que al acercar esta memoria la relación con la justicia en México tendrá que cambiar. “Los actos de corrupción, los actos de violencia, los actos de autoritarismo se mueven siempre en las sombras, no es cierto que son evidentes, sin embargo, siempre dejan rastro. Quienes quieren la impunidad, tratan de destruir la memoria”, añade. Esta galería es la mejor arma contra los traficantes del olvido.

Más información