Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Premio García Márquez distingue a la ética periodística

Javier Darío Restrepo y Marcela Turati, reporteros de conflicto, reciben el galardón de la Excelencia

Javier Darío Restrepo y Marcela Turati.
Javier Darío Restrepo y Marcela Turati.

En su segunda edición desde que fue creado el año pasado, el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo ha decidido distinguir a la ética periodística premiando a dos reporteros especializados en coberturas de conflicto, el colombiano Javier Darío Restrepo, de 82 años, y la mexicana Marcela Turati, de 40, "por su independencia, integridad y compromiso con los ideales de servicio público del periodismo".

Recibirán el Reconocimiento a la Excelencia el 1 de octubre en Medellín durante la ceremonia de premios, en la que se conocerá también a los ganadores de las categorías de Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

Restrepo, maestro de reporteros, con 54 años de carrera en el oficio, ha cubierto guerras en prensa y televisión. Ha sido defensor del lector en El Tiempo de Bogotá y en El Colombiano de Medellín, y actualmente dirige el Consultorio Ético de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, organizadora del premio.

"Cuando trabajaba en televisión, siempre que sonaban los tiros en algún país me miraban a mí", decía Restrepo esta mañana desde Bogotá. El periodista colombiano, autor de Testigo de seis guerras (Planeta, 1996), explicaba la compleja tesitura ante la que pone la violencia a un reportero: "Te pone a prueba no solo por tener que ser fiel a los hechos, sino porque tienes que desarrollar hilos fuertes para aprender a controlar tus emociones, tus miedos, tus rechazos, tus afectos".

Y en medio de todos esos conflictos del yo, está la ética. "En el conflicto el periodista se asoma a dos facetas de lo humano: lo sórdido y lo digno. Al contemplar eso se debe dar un llamamiento en el interior del reportero a rechazar lo sórdido y a sumarse a lo más digno, y, para lograrlo, ayuda mucho el trabajo gremial", opina Restrepo, que destaca el mandato fundacional que dio Gabriel García Márquez cuando lanzó la Fundación: la apuesta por la integridad.

Un ejemplo de la importancia del compromiso gremial en situaciones de conflicto es Marcela Turati. Cofundadora de la red Periodistas de a Pie, una organización de reporteros enfocada a la investigación en contextos de conflicto y a los derechos humanos, esta mañana contaba desde Colombia cómo en los últimos años de violencia en México la cohesión les ha ayudado a afrontar los retos de la tarea: "Al principio había amenazas y no sabíamos qué hacer. Ahora los periodistas solitos nos organizamos para protegernos entre nosotros".

Turati, una reportera de referencia en el periodismo mexicano, firma habitual de la revista Proceso, considera que el premio individual que le han otorgado debe ser entendido como un reconocimiento, más que personal, colectivo, "por los periodistas que en México tratamos de dar la batalla por la información".