Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENDENCIAS GASTRONÓMICAS

Parejas de hecho entre fogones

Cada vez más chefs invitan a colegas a compartir restaurante y preparar menús conjuntos

Daniel Patterson (izquierda) y Josean Alija, juntos para un menú a cuatro manos en el restaurante Nerua, en Bilbao.
Daniel Patterson (izquierda) y Josean Alija, juntos para un menú a cuatro manos en el restaurante Nerua, en Bilbao.

Amistad, disfrute, aprendizaje, compartir experiencia e ingredientes... Los cocineros sólo encuentran elementos positivos en comidas y cenas donde el menú lo diseñan dos o más profesionales. Es una tendencia que se va consolidando entre los chefs, ya sean del mismo o de diferente país. Al igual que la globalización de la cocina ha generado los restaurantes pop up y durante unos días se puede viajar por distintas culturas gastronómicas sin moverse de la mesa porque un restaurante aloja a otro, el hecho de que dos o más cocineros hagan piña en los fogones forma parte de una filosofía de la celebración gastronómica colectiva.

"Son momentos únicos para nosotros y para los comensales”, opina el malagueño Dani García, quien se ha especializado en la cocina de manos múltiples. En febrero pasado organizó en Puente Romano (Marbella) menús con Joan Roca, Andoni Luis Aduriz, Ángel León, José Carlos García, Diego del Río y Thomas Stork, y repetirá en 2015 con “cenas temáticas y retrospectivas”.

“Es muy positivo. Y los equipos se lo pasan bien”, afirma Paco Morales. El cocinero cordobés emprendió el pasado verano en su restaurante madrileño Al Trapo la iniciativa Altrapados. Su primer dueto fue con Rodrigo de la Calle y después se ha juntado con Manolo de la Osa (Las Rejas y Ars Natura) y el asturiano Nacho Manzano (Casa Marcial, Ibérica).

Dani García (izquierda) y Quique Dacosta, preparan en febrero pasado un menú a cuatro manos en Marbella.
Dani García (izquierda) y Quique Dacosta, preparan en febrero pasado un menú a cuatro manos en Marbella.

La próxima semana coinciden en Madrid, en la 6ª edición de la Maison G. H. Mumm, cocineros habituados al cuatromanos. Ofrecerán en parejas (uno la cocina salada y otro la dulce) su concepto de brunch los hermanos Joan y Jordi Roca, Quique Dacosta y Jacob Torreblanca y De la Calle y Oriol Balaguer.

Este año ha sido prolijo en festines a múltiples manos. El pasado 3 de noviembre David Muñoz mezcló en Nueva York su cocina transgresora de DiverXo con la de Matthew Lightner, el chef innovador de Atera. En octubre, el restaurante Azurmendi fue escenario de un encuentro vasco-catalán-andaluz propiciado por la publicación Apicius: Eneko Atxa, Jordi Roca y Ángel León armonizaron sus estilos en #AtxaRocaLeón. Ese mismo mes unieron esfuerzos 21 prestigiosos chefs (sumando 20 estrellas) para la cena solidaria en Madrid de Cocina Conciencia.

En primavera, brotaron varios encuentros, algunos coincidieron en el día. Así, el 26 de mayo hubo dos cuatromanos en el País Vasco y la Comunidad Valenciana. En el restaurante Nerua del Museo Guggenheim de Bilbao, Josean Alija preparó un menú con Daniel Patterson, quien en 2012 cedió su cocina de Coi (en San Francisco) para que el chef vasco mostrara sus creaciones de esplendor vegetal al público estaodunidense. La cena de Alija y Patterson fusionó en 14 platos “dos estilos de cocina con el discurso común del amor al entorno y la raíz”, explica el chef vizcaíno, que ya tiene en su haber cuatromanos con el francés Pascal Barbot (en L'Astrance) y el maestro de las brasas Bittor Arginzoniz (Etxebarri).

Plato de trucha firmado por Francis Paniego e incluido en su menú a cuatro manos en El Poblet. ampliar foto
Plato de trucha firmado por Francis Paniego e incluido en su menú a cuatro manos en El Poblet.

Esa misma noche del 26, en El Poblet, el restaurante en Valencia de Quique Dacosta, el riojano Francis Paniego (El Portal de Echaurren) cocinó junto a Carito Lourenço y Germán Carrizo. No intervino Dacosta ese día, pero él es un habitual de la fórmula compartida: ha cocinado, entre otros, con Dani García, Gastón Acurio, Sang-hoon Degeimbre o Dani García. ”Sirve para sembrar entre el público el interés por la alta cocina”, opina Paniego que ha convertido su gastrobar Tondeluna en “escenario” invitando a cocineros destacados.

Otra cita a muchas manos fue Galicia, con seis cocineras: Fina Puigdevall (Les Cols), Beatriz Sotelo (A Estación), Macarena de Castro (Jardín), Yolanda León (Cocinandos), Aizpea Oihaneder (Xarma) y Begoña Rodrigo (La Salita). El objetivo, más allá de unir fuerzas para visibilizar sus creaciones, era manifestar su lucha contra el cáncer de mama. Ya se habían reunido otros años con otras compañeras en Madrid y en Alicante, y planean más encuentros similares.

 

Más información