Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva cara para un vino de aventura

De Hollywood al Penedés: cumple 50 años la bodega que creó Jean Leon

La gama de vinos Jean Leon, con nuevo diseño y nombres que evocan etapas de la vida de su creador.
La gama de vinos Jean Leon, con nuevo diseño y nombres que evocan etapas de la vida de su creador.

3055 es el número que lucen en la etiqueta los vinos Jean Leon. Era el número de la placa del taxi que conducía en Nueva York el emigrante Ceferino Carrión. Había salido de Santander en 1941 y embarcó en Le Havre como polizón en busca de fortuna en América. Y Cefe, que trabajó como camarero en el Rockefeller Center y en el restaurante Villa Capri de Frank Sinatra, consiguió el sueño americano con el nombre de Jean Leon. Triunfó en Hollywood con La Scala, el restaurante que abrió en 1956 con James Dean y se convirtió en lugar favorito de las estrellas de cine. Sirvió a Marilyn Monroe su última cena.

Emprendedor y aventurero, Jean Leon (1929-1996) logró en España otro sueño: unas bodegas para hacer vino propio, con sabor francés como su nueva identidad. Encontró su lugar ideal, su pequeño Burdeos, en el Penedés y fue el primer bodeguero español que plantó que plantó chardonnay y cabernet sauvignon. En 1969 nació el primer cabernet Jean Leon y en 1973 realizó la primera fermentación en barrica de un vino blanco. La parcela donde instaló sus primeras cepas la bautizó con el nombre de su restaurante, donde los famosos degustarían sus vinos. Y otra parcela recibió el nombre de su hija, Gigi, quien recuerda cómo de niña pisaba emocionada las uvas con su padre.

Jean Leon, fotografiado en Nueva York en 1949.
Jean Leon, fotografiado en Nueva York en 1949.

Hoy Gigi Leon está al frente de La Scala, el restaurante donde siguen comiendo los famosos y degustando un vino de referencia en EE UU, con altas valoraciones del gurú Robert Parker. “Siempre estaba sonriendo”, recuerda Gigi, que admira el “talento para los negocios ” de su progenitor, cuyo don de gentes conquistaba a artistas y a políticos. Esa personalidad conquistadora quedó clara en el documental 3055 Jean Leon (2006), de Agustí Vila, y en el libro de Sebastián Moreno Jean Leon. El rey de Beverly Hills (2003, Ediciones B).

Gigi Leon visita con frecuencia el paisaje catalán que, dice, le apasiona. Hace pocos días regresó para presentar la nueva imagen de los vinos, con diseño inspirado en los años cincuenta y sesenta y con denominaciones que recuerdan hechos importantes de la vida de Jean Leon, como Le Havre, su placa de taxista o la propia Gigi.

El cambio de la forma de las botellas y de las etiquetas (que desde 1979 firmaban artistas catalanes, como Guinovart, Tàpies, Subirachs o Ràfols Casamada) ha sido realizado con motivo del 50º aniversario de la bodega que el cántabro montó con ayuda del enólogo Jaume Rovira y que ahora es propiedad del grupo Torres. Y otra novedad de este cumpleaños, amadrinada por Gigi Leon, es un vino rosado “de color y sabor romántico, como un atardecer”, dice entusiasmada. Este vino, de uvas merlot y cabernet, forma parte de la “producción orgánica” de Jean Leon. La bodega realiza desde 2008 agricultura ecológica, se vendimia manualmente y desde la cosecha de 2012 los vinos incluyen en sus etiquetas la certificación oficial.

Gigi, la hija de Jean Leon, en la presentación del 50º aniversario de la bodega de su padre.
Gigi, la hija de Jean Leon, en la presentación del 50º aniversario de la bodega de su padre.

Si León llegó a Cataluña en busca de su vino de terroir<CF>, con la idea de pequeñas fincas y vinos especiales (su gran reserva La Scala solo se elabora en años de cosecha excepcional), ahora viajan sus botellas a más de 40 países. Unos, los que llevan la etiqueta del taxi 3055 (el blanco chardonnay, el tinto merlot y petit verdot y el rosado) viajan como “organic wine”. Otros, Le Havre (cabernet), Palau (merlot) y Gigi (blanco) han conseguido el certificado de Vi de Finca. El terruño del emigrante triunfador.