Megwyn White, educadora sexual de Satisfyer, sobre las críticas al orgasmo exprés, la brecha de placer entre sexos y el efecto ‘antiansiedad’ del succionador

Un año después del lanzamiento del juguete erótico estrella, repasamos sus puntos más calientes con una mujer clave de la compañía

pcess609 (EL PAÍS)

Hace tan solo un año, los titulares de los principales medios del mundo no hablaban de distancia social ni de mascarillas, tampoco de geles hidroalcohólicos ni vacunas, sino de un juguete sexual. No era realmente una novedad, los succionadores de clítoris llevaban ya varios años en el mercado, pero fue entonces cuando el modelo Satisfyer se convirtió en una auténtica estrella. Tanto que su imagen llegó a colarse en los memes de la campaña electoral y a día de hoy prácticamente todo el mundo llama a este juguetito por su nombre por antonomasia, sea de la marca que sea. ¿Cuál es el secreto de la marca para haber montado tal revolución? A esta y otras cuestiones nos responde Megwyn White, sexóloga, entrenadora sexual y actualmente directora de Educación de Satisfyer.

Más información

Pregunta: Si hace ya más de un siglo que existen los juguetes sexuales eléctricos para mujeres, ¿por qué han sido precisamente los succionadores de clítoris los que parecen haber marcado un nuevo hito en la sexualidad femenina?

Respuesta: Es la pregunta del millón de dólares seguro. La clave quizás esté en entender que muchos todavía ven el clítoris como un pequeño nubarrón, que incluso puede ser difícil de encontrar. Pero como sabemos, se trata de una zona erógena interna y externa, cuyas terminaciones nerviosas se extienden por lo profundo del cuerpo [en total tiene 8.000 terminaciones, el doble de las que tiene el pene]. En los succionadores de clítoris, el pulso de aire (la tecnología Air Pulse) trabaja para activar estos nervios, a través de una sutil pero efectiva estimulación de ondas de presión. Esta manera de estimular hace que la sangre se introduzca en las redes vasculares del tejido eréctil del interior del clítoris. Ninguna otra tecnología es tan exitosa como esta. Otra razón por la que estos productos han sido muy bien recibidos es que están diseñados para ser menos intimidantes y no requieren de estimulación interna. Para muchas mujeres la estimulación interna es menos deseable por la tensión de los tejidos vaginales y la necesidad de excitarse más para invitar a formas de estimulación penetrante.

Megwyn White, sexóloga, entrenadora sexual y actualmente directora de Educación de Satisfyer
Megwyn White, sexóloga, entrenadora sexual y actualmente directora de Educación de SatisfyerEL PAÍS

P: Si los succionadores de clítoris ya llevaban unos años en el mercado, ¿por qué se produjo el boom con el Satisfyer Pro?

R: Satisfyer ha hecho hincapié en centrarse en el consumidor final. Vimos un vacío en el mercado en lo que respecta a la creación de un producto que diera acceso al placer a muchas clientas que inicialmente no tenían el poder adquisitivo para poder experimentar este tipo de productos. Fueron las clientas satisfechas dispuestas a compartir sus experiencias, las que dieron lugar a una campaña de boca en boca orgánica, que se ha convertido en una de las más importantes del mundo gracias a Internet.

P: Pese a los éxitos en ventas, también hubo muchas críticas, por ejemplo la de tratar el placer femenino como un fast food, por la idea de conseguir orgasmos rápidos, ¿qué opina al respecto?

R: Creo que es una crítica válida y es algo que hemos tenido que examinar detenidamente. El placer no es una proposición de talla única y puede tomarte más o menos tiempo dependiendo de quién seas. Los orgasmos nunca serán una fast food, pero podemos enfocar nuestra sexualidad con técnicas eficientes que permitan optimizar la tecnología de nuestros cuerpos.

P: En la interacción con mujeres y en la respuesta del público en general, ¿ha habido otras sorpresas u otros comentarios que no os esperabais, para bien y para mal?

R: Uno de los feedbacks más divertidos que recibimos de nuestros clientes fue la variedad de formas que han descubierto para usar nuestra tecnología de Air Pulse. Se ha vuelto muy popular para la estimulación de los pezones [esos grandes olvidados], e incluso para el juego testicular.

Más información

P: Sorprende que se use para el juego masculino cuando su lanzamiento también despertó las críticas de muchos hombres, que parecían sentirse incómodos o como si tuvieran que competir con este juguete. Incluso cuando su función y forma huyen de la concepción coitocéntrica.

R: Por una parte, la masturbación masculina se considera normal, saludable y parte de la vida. En cambio, la masturbación femenina se considera a menudo como un tabú, o se relega a las mujeres que son particularmente flojas en su sexualidad. Hay que considerar que los hombres naturalmente se enorgullecen de su capacidad para llevar a una mujer al orgasmo. A medida que se enteraron de la existencia de un dispositivo que podía ser tan eficaz, naturalmente empezaron a sentirse intimidados por él. El camino para cambiar esta inseguridad, y empezarla a ver como una valiosa oportunidad que puede apoyar a ambos sexos en el logro del placer sexual, está en la comprensión de esta inseguridad y ser compasivo.

P: De hecho, Satisfyer también tiene una línea masculina. Teniendo en cuenta que la masturbación masculina está más aceptada, ¿por qué cuesta más que los hombres se acerquen a estos productos?

R: Creo que a los hombres se les ha enseñado que no deberían necesitar apoyo. Esto se extiende más allá de lo sexual en muchas áreas de la vida. Sin embargo, estamos consiguiendo que los hombres experimenten más con sus cuerpos, a través de la educación de los puntos de placer de los que no han sido conscientes o no han sido capaces de estimular. Tenemos que trabajar en conseguir más hombres a bordo. Las mujeres y los hombres necesitan asociarse para disminuir la brecha del placer, y para ello tendremos que seguir animando a los hombres a ser compañeros valiosos y exploradores del placer dentro de esta innovación sexual.

Más información

P: Teniendo en cuenta que ahora hay muchos succionadores en el mercado, ¿cuál es el siguiente paso para diferenciarse?

R: Con nuestra nueva línea hemos lanzado nuestra aplicación Satisfyer Connect, que esencialmente hace de tu teléfono una especie de control remoto. También amplía las funciones con la capacidad de personalizar los programas de vibración mediante controles táctiles, transformar la música en vibraciones únicas, así como los sonidos ambientales. Además, tenemos una función de reproducción a distancia en la que los usuarios pueden permanecer conectados en cualquier parte del mundo con su pareja y controlar los productos de los demás. De este modo, la gente tiene más oportunidades de explorar creativamente y de personalizar su experiencia exactamente a su gusto.

P: ¿Es esta una forma de dar más protagonismo a la mujer en su propio placer, de proporcionar la capacidad de innovar por sí misma y de dedicarle más tiempo?

R: Definitivamente. El producto en sí es simplemente un medio o herramienta. El cuerpo es la verdadera fuente de poder para experimentar formas más elevadas de felicidad. El conocimiento innato que tienen las mujeres de sus cuerpos y la capacidad de sintonizarse con ellos se convierte en la medida más importante para el éxito cuando se trata de la sexualidad. Estos productos son invitaciones para que las mujeres exploren esta sabiduría y creen nuevas experiencias.

Más información

P: En un año como el que estamos viviendo, es imposible no preguntar cómo han ayudado estas nuevas tecnologías a tener que reinventar la sexualidad en pandemia

R: Hemos visto una gran oleada de gente comprando estos productos, con un incremento del 20% durante la pandemia. Con más tiempo en casa, y el aumento de los factores de estrés, la gente ha optado por estos productos más que nunca, como soluciones para el disfrute y también para el alivio de la ansiedad. Nos ha ayudado a asentar los mensajes sobre los muchos beneficios para la salud de los orgasmos y ha permitido que la sexualidad ocupe el lugar que le corresponde en el mercado del bienestar.

P: Después de romper todas estas barreras, ¿cree que finalmente la masturbación y la sexualidad femenina está más visibilizada o aún quedan retos por afrontar?

R: Definitivamente es más visible y está menos estigmatizada. Las mujeres están empezando a encontrar sus voces, y pueden seguir luchando para darse permiso y el gusto. Pese a ello, la encuesta de Harris que se llevó a cabo recientemente también encontró que casi un tercio (31%) se sienten demasiado avergonzadas para comprar un juguete sexual. Hace falta tiempo para que la gente adopte una nueva perspectiva al ver estos productos también como apoyos viables para mejorar la salud, el bienestar y la actitud mental. Por último, también tenemos que centrarnos en atraer más a personas de todos los géneros, orientaciones sexuales y poblaciones envejecidas, para que vean su lugar en este mundo.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción