EI

Ahora se refuerza día tras día el integrismo yihadista, una patológica ceguera que ofrece a los espíritus débiles respuestas para todo, cobijo tribal, sentido y consuelo