Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Franco será exhumado sin el voto del PP y Ciudadanos

El decreto ley sale adelante con 172 votos a favor, 164 abstenciones y dos votos en contra de diputados del PP, que aseguran que ha sido por error

La bancada socialista aplaude tras la aprobación del decreto ley.

El Congreso aprobó este jueves la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco para trasladarlos del Valle de los Caídos al lugar donde su familia estime oportuno. La iniciativa del Gobierno, a través de un Decreto Ley, fue convalidada con los votos de los socialistas, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, CC, Compromis, Nueva Canarias y Bildu. El PP y Ciudadanos se abstuvieron porque esa medida, a su juicio, no es urgente. Y porque, según este último grupo, solo busca tapar la “incompetencia” de Pedro Sánchez. El PP recurrirá el decreto ante el Constitucional.

No había urgencia en exhumar a Franco del Valle de los Caídos, según el PP. Si el Gobierno de Pedro Sánchez ha optado por un Real Decreto Ley para aprobar el traslado de los restos del dictador ha sido porque necesita “tapar sus vergüenzas y su incompetencia”, aseguró Ciudadanos, que sí ve una anomalía histórica en ese mausoleo, pero atribuye al Gobierno el objetivo no declarado de activar esta “cortina de humo” para no cumplir sus obligaciones de gobernante.

Casi medio siglo después de la muerte de Franco, las cuitas entre el Gobierno y la oposición aparecieron también en la convalidación de ese Real Decreto Ley. El PP y Ciudadanos se abstuvieron en esa votación y “así quedara para la Historia”, advirtió rotunda la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, al pedirles que “no se pusieran de perfil”.

Aun así, ese decreto ley salió adelante con los 176 votos que sumaron el PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, CC, Compromís y Bildu, frente a 165 abstenciones del PP, Ciudadanos, Unión del Pueblo Navarro y Foro Asturias. Ahora se transformará en proyecto de ley para que pueda ser enmendado, negociado y continúe el diálogo con la familia de Franco para que se haga cargo de sus restos.

Si no hay acuerdo, el Gobierno arbitrará una solución para dar sepultura “digna” a la “momia” del dictador, según la definición de uno de los nietos de Franco. Tanto los partidos que votaron a favor como los que decidieron abstenerse reconocen que el enterramiento del dictador en el paraje de Cuelgamuros (Madrid) es “una anomalía histórica”. Hubo dos votos en contra del PP, pero por error: los del expresidente del Congreso Jesús Posada y el diputado por Lleida, José Ignacio Llorens, que confesaron el desliz a la hora de votar.

Representantes de los colectivos de la Memoria Histórica, frente al Congreso de los Diputados.
Representantes de los colectivos de la Memoria Histórica, frente al Congreso de los Diputados. EFE

La dureza del discurso contra el Gobierno la encabezó el PP a pesar de los requerimientos de la vicepresidenta Carmen Calvo. “No se abstengan de la democracia y de la dignidad, se lo imploro”, instó, en vano, la portavoz socialista, Adriana Lastra, antes de esta votación histórica. El dictador es la única persona que no fue víctima de la Guerra Civil que reposa en este mausoleo gigantesco, construido entre 1941 y 1959 por unos 20.000 hombres, muchos de ellos presos políticos. Lo hace, además, con todos los honores desde hace 43 años.

“Ninguna persona debería tener a sus familiares enterrados en cunetas”, insistió la vicepresidenta, para la que “no habrá justicia, paz ni concordia mientras los restos de Franco estén en el mismo lugar que las víctimas”. La fórmula del real decreto también se ha elegido para que se avance en encontrar, sacar y enterrar a los muertos republicanos que aún están en cunetas de muchas partes de España. Pero, estrictamente, este real decreto tiene el objetivo de exhumar los restos del dictador, aunque su discusión ha servido para que continúe la bronca del PSOE con Ciudadanos y el PP.

“Ciudadanos y el PP están compitiendo por los votos de la extrema derecha, y no merece la pena, no son tantos”, espetó la portavoz socialista. “Esta medida no divide a la sociedad española, sino a su grupo, y es una vergüenza que defiendan tener a un golpista, a un genocida, a las afueras de Madrid. Impensable que eso pasara en Berlín”. Así se expresó la portavoz socialista en un discurso marcado por su fuerte carga emocional.

Emoción y recurso

La emoción en las filas del grupo socialista y de todos los grupos de izquierdas y nacionalistas, que repetían lo histórico de la jornada, no provocó un cambio de orientación del grupo Popular, que mantiene su rechazo. El PP empieza el estudio del proyecto para encontrar causas de inconstitucionalidad, ya que está decidido a recurrirlo ante el Tribunal Constitucional, según fuentes del Grupo Popular. El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz actuó de portavoz del Grupo Popular. Para él, esta aprobación supone “una enmienda a la totalidad de la Transición”. En el hemiciclo la votación fue seguida de un largo aplauso de la izquierda y los nacionalistas, así como del público que asistía a la sesión desde la tribuna de invitados. Algunos de ellos rompieron a llorar.

Un año de margen para sepultarlo

  • El BOE publicó el pasado 25 de agosto el real decreto ley en el que se describen los plazos para la exhumación de Franco que por su amplitud son compatibles a con la discusión en el Congreso como proyecto de ley.
  • El Gobierno abrió un plazo de alegaciones para los interesados.
  • Un nuevo Consejo de Ministros aprobará el procedimiento para asegurar una sepultura digna con, o sin acuerdo de la familia.
  • El Gobierno acordará con el Ayuntamiento que corresponda y la comunidad de Madrid el enterramiento.
  • El Decreto establece un año para terminar el proceso.

Más información