Una joven pareja recién casada visita a la familia de la novia en Bishkek, capital de la república de Kirguistán.

“Mi marido me secuestró”

Una de cada tres mujeres que contrajo matrimonio en Kirguizistán lo hizo contra su voluntad: la mayoría fueron secuestradas de forma violenta y por un desconocido La antigua tradición que se usaba para evitar pagar la dote de la novia sigue siendo socialmente muy aceptada y, pese a los esfuerzos de activistas y asociaciones, impune ante la ley

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada