Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños británicos toman en el desayuno la mitad del azúcar diario recomendado

Una encuesta del departamento de salud concluye que los menores superan más de tres veces el límite de consumo saludable

Dos niños comiendo un tentempié.
Dos niños comiendo un tentempié.

Los niños de Inglaterra consumen la mitad de la ingesta diaria máxima recomendada de azúcar en el desayuno, y terminan el día superando más de tres veces el límite saludable, según una investigación del departamento de salud pública de Inglaterra, del que se hace eco el diario británico The Guardian.

El trabajo —basado en la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición en la que se han tenido en cuenta las opiniones de 200 padres con niños de entre cuatro y diez años— ha detectado que los niños consumen tres terrones de azúcar antes de irse a la escuela, equivalente a dos sobres de azúcar invidivuales o a unos 11 gramos. La ingesta de azúcar proviene, principalmente, de cereales, bebidas o galletas. A pesar de esto, los investigadores ponene de relieve que ocho de cada 10 padres creían que el desayuno de sus hijos era saludable. La cantidad máxima recomendada para niños de cuatro a seis años es de cinco terrones de azúcar y para los menores de entre siete y diez años de seis cubos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el consumo de azúcar no supere el 10% de las calorías diarias tanto en niños como en adultos. Para una dieta de 2.000 calorías, son unos 50 gramos de azúcar.

El departamento de salud británico ha lanzado una campaña para concienciar de los problemas de salud relacionados con la ingesta excesiva de azúcar, entre los que se incluye las caries, la obesidad o problemas de salud a largo plazo como la diabetes tipo dos.

Entre las iniciativas, con las que pretenden animar a los padres a controlar el azúcar que consumen sus hijos está el uso de una aplicación que permite conocer cuánto azúcar tienen los productos escaneando el código de barras.

El pasado marzo, Reino Unido aprobó un impuesto a los refrescos azucarados ideado para combatir la obesidad infantil. El impuesto, que pagarán las compañías de refrescos, comenzará a aplicarse en abril de 2018 y afectará a las bebidas con más de cinco gramos de azúcar por cada 100 mililitros.

Reino Unido cuenta unos índices de obesidad que están entre los peores de Europa. El 61,9% de los adultos y el 28% de los niños de entre dos y 15 años padece sobrepeso, según datos oficiales del año pasado. El popular chef y empresario Jamie Oliver ha sido una de las personas que ha liderado la campaña por gravar las bebidas azucaradas.

Más información