Opinión

Igualdad

Una cosa es reconocer los fallos de la financiación autonómica y otra dar por buenas las pretensiones de los nacionalistas catalanes que pueden perjudicar a las regiones más pobres