Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ultraderecha confirma su avance aunque se traducirá en pocos escaños

El líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon queda excluido de la segunda vuelta

Marine Le Pen celebra su resultado.
Marine Le Pen celebra su resultado. AFP

La apuesta de la nueva líder ultraderechista, Marine Le Pen, tras el resultado histórico de casi el 18% de votos en las presidenciales, es ahora lograr el regreso del partido a la Asamblea Nacional, de la que está ausente desde 1988. Aunque con menos apoyos que en las presidenciales, el partido confirma su fuerza al lograr en torno al 14% de los votos, según las primeras estimaciones, en la primera vuelta de las legislativas, el triple que en las legislativas de 2007 (4,29%). Las proyecciones estiman que podría lograr hasta dos escaños. La líder ultraderechista, que se presentaba en Hénin-Beaumont (norte), encabeza ampliamente los resultados en su localidad (en torno al 42%) y se enfrentará en segunda vuelta en solitario al socialista Philippe Kemel, tras la eliminación del líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

“Confirmamos ahora nuestra posición como tercera fuerza de Francia”, ha clamado Le Pen esta noche; ha reiterado su confianza de entrar en el Parlamento, lo que considera “democrático y vital”, y se ha vuelto a presentar como “verdadera oposición a los socialistas”.

“Es normal que estemos decepcionados, pero no debemos estar abatidos”, ha señalado minutos antes Mélenchon, quien había apostado por plantarle cara a la ultraderechista en su propio bastión. Mélenchon ha perdido la carrera.

Las primeras estimaciones apuntan a que el Frente Nacional podría pasar a segunda ronda en una treintena de localidades en el marco de las triangulares —pasan el corte de la primera vuelta los candidatos que logran más del 12,5% de los votos de los inscritos—, y en una de ellas sería enfrentándose cara a cara con la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), sin ningún representante de la izquierda. En 2007, la única candidata que pasó a segunda vuelta fue precisamente Le Pen, aunque sin éxito.

Al margen de Le Pen, entre el resto de figuras del partido ultraderechista que irrumpen con fuerza con opciones a la segunda manga se encuentran el mediático abogado Gilberd Collard, la sobrina de Marine Le Pen, Marion Maréchal Le Pen; el exdirector de campaña de la líder, Florien Philippot, y Paul-Marie Coûteaux.

La primera vuelta de las legislativas confirma también el descalabro del centro, tras el batacazo en las presidenciales del líder del MoDEM, François Bayrou, que en estas legislativas apenas suma el 1,5% de los votos, cuando en 2007 alcanzó el 7,61%. El propio Bayrou, diputado desde 1986, está en situación complicada en Pau (Pirineos Atlánticos), donde queda en segunda posición por detrás de la socialista Nathalie Charbonne, y se dirige hacia una lucha a tres con el conservador de la UMP Eric Soubatte. Los verdes acarician la idea de la formación de su propio grupo parlamentario (más de 15 diputados), gracias al acuerdo preelectoral con los socialistas.