Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto: este es el lugar del cerebro donde se fabrican los sueños

Se llama 'hot zone' y es además donde transformamos lo que soñamos en realidad

sueños

El universo de los sueños es, cuanto menos, fascinante. En parte porque los enigmas que se esconde detrás de algo, en apariencia, tan trivial como la acción de soñar, supone para muchos un antes y un después en sus vidas. Ya Paul McCarney aseguraba en 1980 que, gracias a un sueño, se despertó con la melodía de Yesterday en la cabeza o el médico canadiense Frederik Grant, que soñó con el experimento que supondría uno de los descubrimientos médicos más grandes de la historia, la insulina. Sueños creativos, de laboratorio...soñar, sí, pero ¿dónde y por qué se originan nuestros sueños?

Un grupo de neurocientíficos de Estados Unidos, Italia y Suiza ha descubierto que el sueño tiene su propia fuente autónoma: la denominada zona caliente o hot zone, en la que la actividad del cerebro es diferente al sueño REM (Rapid Eye Movement), estado en el que el cuerpo duerme pero el cerebro continúa en actividad, y al resto de los estados no REM.

Esta zona del cerebro se asocia a recordar los sueños de forma consciente

Los expertos fijaron electrodos en la cabeza de 32 voluntarios mientras dormían y les despertaron en varias ocasiones durante la noche. Se centraron en un grupo de siete personas a las que se les despertó 10 veces y se les entrenó para que recordaran la última imagen vital de sus sueños.

Esta hot zone está asociada al hecho de recordar el sueño de una manera consciente, lo que hace que esl estudio sea muy relevante para José Luis Trejo, neurocientífico del Instituto Cajal (CSIC) y vicepresidente del Consejo Español del Cerebro: “Un avance considerable en nuestra comprensión del cerebro ya que se incrementa nuestra capacidad de analizar conscientemente los sueños de una persona”.

¿Realidad o tan solo sueños?

En la etapa final del estudio, los neurólogos ahondaron en el tema de la consciencia y ddescubrieron que, para el cerebro, un sueño es una experiencia real y no algo inventado. “Un área del cerebro que se vuelve muy activa cuando se comienza a soñar, experiencias en las que la conciencia también está activa”, explica Francesca Siclari, neuróloga del Hospital Universitario de Lausana (CHUV) y una de las pioneras de la investigación.

La hot zone se encuentra en encima de la nuca y está ocupada por el 95% de toda la fase rem y el 71% de la no REM. Horas y horas de sueños de los que solo recordamos apenas unos minutos y que quizás con este nuevo avance se pueda descubrir cómo recordar mejor. Trejo afirma que algunos sueños están tan cerca de la realidad cotidiana que son como una extensión de los pensamientos despiertos: “Muchas ideas pueden surgir durante el sueño, como le ha ocurrido a números artistas o inventores”

"Muchas ideas pueden surgir durante el sueño, como le ha ocurrido a números artistas o inventores", José Luis Trejo (neurocientífico del Instituto Cajal (CSIC) y vicepresidente del Consejo Español del Cerebro)

A partir de esta investigación, los caminos que se ramifican son al menos tres: el imaginativo, uno neurológico y otro limítrofe con la filosofía. Según J. Allan Hobson, psiquiatra y uno de los investigadores más importantes del sueño argumenta que no solo el sueño tiene un significado, sino que es el fundamento de todo significado posible. Pero ¿cuál es ese significado? Para Hobson, “una actividad mental que se caracteriza por una imaginación sensomotora vivida y que se experimenta como si fuera la realidad despierta”.

En pocas palabras, si se sueña algo sobre un proyecto en el que se trabaja, se recuerda y parece una buena idea o acción o es algo positivo, adelante con ello. “El cerebro compone secuencias complejas a partir de los elementos que ya conoce y las inventa 'casi' al azar, y algunas pueden ser tan verosímiles, que por una cuestión de probabilidades elementales, pueden convertirse en reales”, explica Trejo.

Las emociones, el gran motor de los sueños

No cabe duda que el estado emocional de una persona es muy importante y significativo a la hora de soñar. Y es que, la neurociencia propone que el cerebro despierto lo que hace es construir una imagen de la realidad que percibe a base de pequeñas unidades de información. “El cerebro almacena cómo camina una persona, cómo mira, cómo habla, y luego el cerebro soñando mezcla esas unidades de información, casi al azar, para generar imágenes coherentes compuestas por miles de estas piezas verosímiles pero, una escena que en realidad, nunca ha existido, afirma Trejo.

Para el experto, aquellas vivencias con un alto componente emocional tienen una mayor probabilidad de aparecer en sueños. “Soñamos con más frecuencia con cosas que nos preocupan, nos ilusionan etc, concluye”. Desde luego, todo un mundo fascinante, así que, sueñe e intente recordar.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información