_
_
_
_
ANÁLISIS
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Palabras o euros

Ricardo de Querol

Cuando una decisión política chirría se pueden hacer dos cosas: revisarla o achacarla al manido error de comunicación. Tras recortar el presupuesto de Ciencia, el Gobierno se embarca en el "vamos a explicarlo bien". Y lo explica recurriendo a una contabilidad imaginativa, mezclando subvenciones con préstamos; presentando a los organismos públicos investigadores como algo rebosante de "remanentes"; en definitiva, generando confusión.

Lo que Ciencia llama "ausencia de un crecimiento expansivo" es un recorte del 15%, el mayor dentro del Gobierno, según el proyecto de ley presentado en las Cortes. Ése es su presupuesto no financiero, el que durante décadas se ha considerado (por los gobiernos, por los expertos, por los medios) la mejor referencia de cómo se ordena el gasto público. Pese a ello, Ciencia pone, quita y reordena partidas hasta poder afirmar que su presupuesto "global" sube un 0,2%.

Más información
Más créditos a las empresas, menos subvenciones a la ciencia
La Real Academia de Ingeniería denuncia la reducción de fondos públicos de I+D

No es lo mismo dar dinero que prestarlo. Lo que se da para I+D baja se mida como se mida. Los préstamos, que sí crecen, financian sobre todo a empresas innovadoras (un concepto cada vez más amplio porque han desaparecido otras formas de inyectar dinero en la industria); no a los científicos.

Si la situación no permitía hacer otra cosa era más honesto reconocerlo así. Puede discutirse si el dinero escaso se aprovecha mejor en los laboratorios o en la industria. Lo chocante es anticipar un cambio en el patrón de crecimiento, anunciar que la I+D relevará al ladrillo como motor del país, preparar una rimbombante Ley de Economía Sostenible para apuntalar el nuevo modelo y, a la hora de repartir los euros, recortar lo que se iba a potenciar. El error, como mínimo, fue dejar que la ciencia se hiciera ilusiones.

Sobre la firma

Ricardo de Querol
Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Trabajó en 'Ya' y 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista. Autor de ‘La gran fragmentación’ (Arpa).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_