Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de las tierras de Madagascar para alimentar a Corea del Sur

Daewoo quiere una finca más grande que Murcia para asegurar el suministro

Daewoo Logistics Corporation, empresa de desarrollo de Corea del Sur, está en conversaciones con el Gobierno de Madagascar para alquilar por 99 años una finca de un 1.300.000 hectáreas (algo más que la superficie de Murcia y la mitad de la superficie cultivable de la isla africana). Quiere plantar allí cinco millones de toneladas de maíz al año y medio millón de toneladas de aceite de palma, una forma de biofuel para enviar al país asiático, el tercer mayor importador de grano y, por tanto, uno de los más afectados por la crisis del precio de los cereales. El 70% de la población de Madagascar -más de 17.500.000 habitantes- vive por debajo del umbral de pobreza, y 600.000 requieren de la asistencia de las Naciones Unidas.

La empresa está negociando con el Gobierno malgache el precio a pagar por esta tierra en la que se prevé una inversión de 4.800 millones de euros en 20 años, según informó ayer Bloomberg, dado que se prevé la construcción de un puerto, irrigación, plantas de generación eléctrica y escuelas para la población local, a la que se facilitará puestos de trabajo en los cultivos. El puerto será necesario para que la empresa transporte el maíz a Corea del Sur. La operación de Daewoo, que ya dispone de una modesta plantación de aceite de palma en Indonesia que pretende ampliar, se enmarca dentro de los planes de Corea del Sur de diversificar las fuentes de importación de cereales y arroz (hoy dependiente de EE UU) y que, entre otros, planea cultivar arroz en Rusia. En junio, el Ejecutivo anunció su necesidad de obtener plantaciones en otros países, "con el objetivo de asegurar la provisión de productos básicos" y pretende tener controlado la mitad del mercado de cereal que necesita, bien por producción interna o en el extranjero, en 2030. El precio del trigo se ha triplicado desde 2000 y el de maíz, duplicado.

La tierra en liza se extiende en dos provincias occidentales de la isla y está abandonada. La empresa espera llegar a acuerdos con otras sociedades chinas y coreanas (de engorde de ganado) para asegurar el éxito de la operación. China ha llegado a acuerdos similares en África.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 2008