Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacéuticas aportarán entre 8.000 y 17.000 millones anuales a la investigación

Los laboratorios aprueban por unanimidad el pacto para contener el gasto en medicamentos

El Ministerio de Sanidad y la industria farmacéutica firmarán mañana un acuerdo que pretende, por un lado, contener el gasto en medicamentos del sistema público y, por otro, garantizar la inyección de dinero privado en la investigación biomédica. Durante los próximos tres años, las empresas farmacéuticas aportarán entre 8.000 y 17.000 millones de pesetas anuales a la investigación pública en cáncer, cardiología y genómica. Dentro de esa horquilla, la cifra dependerá de la evolución del gasto farmacéutico. A cambio, el ministerio renuncia a imponer medidas unilaterales.

Los términos exactos del acuerdo revisten cierta complicación. Independientemente de cómo evolucione el gasto farmacéutico, la industria aportará a proyectos públicos de investigación un mínimo de 8.300 millones anuales. Si el gasto farmacéutico crece más que el PIB nominal (el crecimiento económico más la inflación), esa aportación se incrementará proporcionalmente. La aportación total llegará a ser de 16.700 millones si el gasto farmacéutico crece tres puntos por encima del PIB nominal. Los negociadores no han previsto qué hacer si el gasto crece aún más, pero éste es un escenario improbable.

Por ejemplo, si el acuerdo se aplicara este mismo año, el resultado sería el siguiente. La previsión es que el PIB nominal crezca un 5,9%. Si el gasto farmacéutico creciera en ese mismo porcentaje, o menos, la industria aportaría 8.300 millones a la investigación pública. Pero lo más probable es que el gasto farmacéutico crezca alrededor del 8%, es decir, cerca de dos puntos por encima del PIB nominal. La aportación de la industria sería, por tanto, cercana a los 14.000 millones.

Sólo si el crecimiento del gasto farmacéutico llegara al 8,9% (es decir, tres puntos por encima del PIB nominal), la industria aportaría 16.700 millones, el desembolso máximo previsto en el acuerdo.

Una comparación

Para dar una idea de lo que representan estas cantidades para la investigación biomédica española, baste recordar que el Fondo de Investigaciones Sanitarias (FIS) -los presupuestos de investigación que gestiona el Ministerio de Sanidad- sólo han alcanzado este año los 4.500 millones. A partir del año que viene, por tanto, la industria farmacéutica aportará entre el 65% y el 80% de los presupuestos de investigación dependientes de Sanidad.

La patronal de la industria farmacéutica, Farmaindustria, aprobó ayer por unanimidad, en sesión extraordinaria, el preacuerdo al que sus representantes han llegado con el Ministerio de Sanidad. La firma del acuerdo con la ministra Celia Villalobos está prevista para mañana. Farmaindustria agrupa a unas 300 empresas del sector, incluidos todos los grandes laboratorios.

Además de las aportaciones mencionadas arriba, el acuerdo incluye otros compromisos económicos. La industria farmacéutica viene invirtiendo en Investigación y Desarrollo unos 70.000 millones anuales, de los que unos 55.000 son para investigación propia (desarrollo de fármacos) y otros 15.000 para lo que se denominan 'proyectos extramuros', tales como ensayos clínicos en los hospitales.

Sin embargo, estas cifras eran hasta ahora meros promedios, ya que los laboratorios no tenían ninguna clase de compromiso al respecto. Con el nuevo pacto, la inversión de las empresas farmacéuticas en Investigación y Desarrollo se aumenta hasta 75.000 millones anuales. Y de esta cifra, las compañías se comprometen a reservar 25.000 millones para 'proyectos extramuros' en los que no estén directamente implicadas (aunque en ocasiones prevean implicarse en el futuro).

Según fuentes del sector, el Ministerio de Sanidad se comprometerá a cambio a no aplicar medidas unilaterales para el recorte coyuntural del gasto farmacéutico, tales como recortes por decreto del precio de los fármacos, o aportaciones extraordinarias arrancadas a las empresas por alguna urgencia presupuestaria.

Hoy mismo se reunirá la comisión científico-técnica del Sistema Interterritorial de Salud para informar a las comunidades autónomas del acuerdo. La financiación de proyectos con arreglo al pacto dependerá de las solicitudes provenientes de cada comunidad, pero el ministerio también pretende establecer algún tipo de baremo dependiente de la población para evitar desequilibrios.

Los proyectos financiados prioritariamente serán para investigaciones oncológicas, cardiovasculares y de genómica, según fuentes sanitarias y del sector. También habrá algunas partidas para enfermedades emergentes. Será el Ministerio de Sanidad el que reciba la aportación de la industria y gestione su distribución.

Un marco estable

El gasto farmacéutico del Sistema Nacional de Salud rozará este año los 1,2 billones de pesetas. Es decir, se habrá llevado una cuarta parte de los presupuestos totales de la sanidad pública. La fuerte tendencia al crecimiento de esta partida -debida sobre todo al envejecimiento de la población y a la continua aparición de nuevos medicamentos, cada vez más eficaces pero también más caros- es un permanente quebradero de cabeza para los gestores de la sanidad pública. Sanidad ha solido abordar esta cuestión con medidas coyunturales. En 1999, por ejemplo, Sanidad rebajó por decreto el precio de los fármacos en un promedio del 6%, una medida que recortó los beneficios anuales de los laboratorios en unos 50.000 millones de pesetas. Otra fórmula, usada tanto por los Gobiernos del PP como por los del PSOE, han sido los famosos medicamentazos, por los que una serie de fármacos se excluían de la financiación pública. La medida más reciente impulsada por Villalobos fue el decreto de precios de referencia, destinado a promover el consumo de genéricos (medicamentos sin marca, más baratos). El pacto actual pretende lograr un marco más estable de contención del gasto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2001

Más información