Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DAVID EARNSHAW | DIRECTOR DE OXFAM EN BRUSELAS

'Los laboratorios han abusado de los acuerdos sobre patentes'

David Earnshaw trabajaba en la industria farmacéutica hasta hace sólo tres meses. Hoy es el director de la oficina en Bruselas de la organización Oxfam Internacional, que en España está aliada a Intermón. Por eso, Earnshaw conoce bien y desde diversos ángulos la forma de actuar de los grandes laboratorios y el problema del precio de los fármacos en los países pobres.

Earnshaw, nacido en Manchester hace 42 años, cree que cada día es más importante la plaza bruselense para hacer política. En los últimos cinco años trabajó para los laboratorios SmithKline. Antes estuvo ligado a los socialistas en el Parlamento Europeo. En Oxfam vuelve a la política. Esta organización está empeñada en redoblar su campaña sobre el acceso a los fármacos.

Pregunta. El Gobierno surafricano ha conseguido llegar a un acuerdo con los laboratorios para obtener las medicinas contra el sida más baratas. ¿Cómo valora este acuerdo?

Respuesta. Creo que ha sido vital. La información de los medios de comunicación ha sido tan intensa, la atención internacional tan grande, que a la industria farmacéutica no le ha quedado más remedio que empezar a cambiar. Y esto es importantísimo. El caso no sólo ha planteado la necesidad de reformar los acuerdos internacionales sobre patentes; también sobre la responsabilidad de la industria farmacéutica, sobre un cambio de actitud que la sociedad viene reclamando desde hace 30 años. La industria necesita una transformación profunda en su forma de hacer negocio, que hoy sólo consiste en hacer pocos fármacos para poca gente y muy caros.

P. ¿Cree que la industria puede bajar los precios en los países pobres y seguir ganando dinero?

R. Sí, es posible. Pero, además, yo creo que la industria debería ser más innovadora y afrontar ciertos riesgos.

P. ¿Para qué? Ya ganan mucho dinero.

R. Eso es verdad. Pero la industria ya aplica precios diferentes en España, en Francia y en el Reino Unido. ¿Por qué no aplicar la misma estrategia en los países en desarrollo? El resultado de no hacerlo es que se ha ganado la reputación de estar privilegiada por los acuerdos de propiedad intelectual. Facilitar el acceso a las medicinas daría más valor al producto que venden. Hay un montón de ideas positivas que se pueden poner en marcha.

P. En la Tercera Conferencia de la ONU sobre Países Menos Avanzados, la Comisión Europea ha dicho que ni siquiera distribuyendo gratuitamente las medicinas se arregla el problema sanitario de estos países.

R. Eso es totalmente cierto. Pero también lo es que la industria se ha escudado en la falta de hospitales, de médicos, de infraestructuras en general, para mantener su política de precios inaccesibles, de manera que estamos en un círculo vicioso que hay que romper. Yo creo que la industria está cambiando, poco a poco, de forma poco perceptible todavía, a favor de esta causa. El resultado de la nueva situación es que se están debatiendo la creación de un fondo global para el tratamiento y la prevención de la malaria y el sida con contribuciones financieras de todos los sectores.

P. Ustedes han abierto una campaña para cambiar los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que regulan los derechos sobre las patentes de los medicamentos, impidiendo que se hagan copias más baratas durante 20 años. ¿Cree que es fácil conseguirlo?

R. En realidad ese acuerdo se ha convertido en un problema debido a la actitud de la industria. Yo no estoy en contra de que haya reglas internacionales que defiendan las patentes, el problema es que la industria las ha aplicado de forma diferente en cada país, según éste sea desarrollado o no. Es evidente que la industria ha abusado del acuerdo, especialmente en los países en desarrollo. La UE acaba de adoptar una resolución muy importante, que deja claro que, para los medicamentos esenciales, hay que encontrar un equilibrio entre la patente y el interés sanitario. Creo que reformar los acuerdos de la OMC sólo se conseguirá a largo plazo y que, mientras tanto, hay mucha gente que necesita que se bajen los precios de los fármacos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2001