Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escepticismo creativo del Nobel portugués

José Saramago habló de la cultura de la frivolidad y de la trivialidad que se ha instaurado en la sociedad. "Nos está invadiendo y nos quita lo más preciado que tenemos: pensar y sentir". Reivindicó con pasión el pensamiento serio."Soy escéptico, pero de ese escepticismo saco fuerzas para pensar que las cosas tienen que cambiar. Si eso no es posible, no tendré más remedio que pensar que mi escepticismo tenía razón", afirmó el autor de Ensayo sobre la ceguera y Memorial del convento, entre otros títulos. "Hay que saber quiénes son los lectores y dónde están. Siempre serán minoría, pero son como un fermento", afirmó el premio Nobel portugués.

Sus palabras llenas de esperanza sobre el hombre, la cultura y el futuro, que arrancaron aplausos de los asistentes al Foro de la Sociedad General de Autores, mostraron que, pese al pesimismo del que suele hablar en tantas ocasiones, es bastante optimista. "El ser humano crece en su interior".

"No hay identidad iberoamericana, sino una gran riqueza de diferencias que a veces son complementarias y a veces son contradictorias. Tenemos una cultura inmensa que viene de muy atrás y en la que está la española, la portuguesa y la indígena".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999