Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PCE

Marcelino Camacho, entre ‘Lo posible y lo necesario’

Una película documental refleja la vida del líder sindical y diputado del PCE

Marcelino Camacho Ampliar foto
En 1991, Marcelino Camacho con Nelson Mandela y su mujer.

“Podría haber escogido una vida sin sobresaltos, pero entre lo posible y lo necesario, elegí lo necesario”, explica Marcelino Camacho en unos de los primeros fragmentos de la película documental Lo posible y lo necesario, dirigida por Adolfo Dufour, con una larga trayectoria en cine y televisión, y producida por el escritor Joaquín Recio. “De aquí partió mi vida”, exclama el fundador de Comisiones Obreras (CC OO), señalando la parte de atrás de la casa de sus tíos, en el pueblo soriano de Osma La Rasa, donde nació el 21 de enero de 1918. La película condensa en dos horas la ajetreada vida de Camacho y su mujer, Josefina Samper, y lo hace de una forma innovadora, con el relato narrado por dos actores, Gloria Vega y Carlos Olalla, en el escenario de un teatro. Ellos van introduciendo al espectador en escenas sobre los avatares del matrimonio, una pareja unida por el amor y los ideales, que luchó por “reconstruir y dar sentido a un movimiento obrero diezmado y perseguido a uña de caballo por el franquismo”, escribió Manuel Vázquez Montalbán en el prólogo de Confieso que he luchado, las memorias que el sindicalista publicó, con la colaboración de su hijo Marcel, cuando tenía 72 años.

Este año se cumple el centenario del nacimiento de Camacho y este lunes, 29 de octubre, hará ocho años que falleció el líder sindical más importante del siglo XX en España y “uno de los mejores comunistas”, como recordó ese día el Partido Comunista de España (PCE), al que se afilió cuando tenía 17 años. Camacho formó parte del Comité Central del PCE y fue elegido diputado en la primera legislatura democrática de España. “Costaba imaginarse, a no ser porque era real, que nos sentábamos en los mismos asientos en los que unos meses atrás se habían sentado los procuradores que me habían encarcelado a mí y a tantos otros”, reconocía.

Las contradicciones entre su condición como secretario general de CC OO y como diputado comunista, sujeto a la disciplina del grupo parlamentario le condujo, finalmente, a renunciar a su escaño el 10 de febrero de 1981, unos días antes del golpe de Tejero. Camacho concebía la lucha sindical independiente de cualquier atadura política. Razón por la que un tiempo después se modificaron los estatutos de CC OO y se estableció la incompatibilidad de ser miembro ejecutivo de un partido o ser diputado en el Parlamento y la responsabilidad en el secretariado del sindicato.

La Semana Internacional de Cine de Valladolid estrenó este viernes Lo posible y lo necesario como proyección especial en la sección de documentales. En la presentación estuvieron parte del equipo de la película con Marcel Camacho a la cabeza, que ha participado en el guion; la economista Aurora Maza, encargada del archivo histórico Marcelino Camacho, que ha aportado la documentación y la producción; el director de fotografía, Miguel Ángel López; el operador de cámara y guionista, Pablo Mínguez; Gloria Vega y Carlos Olalla; el compositor Pablo Miyar, autor de la banda sonora interpretada por la Orquesta de Córdoba. Una producción musical que ha contado con el apoyo de la Diputación de Córdoba y del violonchelista castellonense José Enrique Bouché, director artístico del encuentro internacional Cellosmagics.

El equipo de la película, el viernes, en Valladolid.
El equipo de la película, el viernes, en Valladolid.

La idea de la película, que contó con un presupuesto de 53.000 euros, -más de la mitad se obtuvo mediante una campaña de crowdfunding-, surgió en el año 2015 cuando diferentes personas y colectivos se pusieron de acuerdo para poner en marcha la producción. “Decidimos constituir una cooperativa de cine, que lleva el nombre del proyecto cinematográfico: Lo posible y lo necesario”,  destaca el productor, que avanza que la película participará en los Goya.

La obra muestra la crudeza de la Guerra Civil, el exilio de Camacho en Argelia donde conoce a Josefina, su vuelta a Madrid, su encierro en Carabanchel, el nacimiento de CC OO, la militancia comunista, la lucha contra la dictadura y por la libertad. Expone la visión de un hombre honrado, de su tiempo, sin estudios, pero estudioso y con afán de aprender que afrontó la adversidad con determinación. “Ha sido más difícil elegir qué no sale, que secuenciar partes fundamentales. El papel de las mujeres es maravilloso. Está muy bien reflejado porque en la resistencia a la dictadura las mujeres son protagónicas. Tienen un peso específico porque Josefina, que falleció durante el rodaje, es parte fundamental, al igual que Vicenta Camacho, la hermana de Marcelino, y la abogada laboralista Maria Luisa Suárez. La mujer se va a ver muy reconocida en esa lucha”, asegura Recio.

El documental no se desliga de la persona, del obrero metalúrgico en la Perkins, del ávido lector de periódicos, del amante marido y padre, del gran bailarín de tangos, pasodobles, rumbas, foxtrot e incluso vals. “La bonhomía de Camacho está implícita en el personaje, que, además tuvo una larga vida de relaciones internacionales”, destaca el productor.  

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información