“No puedo estar en dos sitios a la vez”

El ministro de Educación y Cultura insiste en que no acudió a los Goya por su viaje a Londres y que no puede estar "en dos sitios a la vez" El propio ministerio español solicitó la cita solo once días antes de la ceremonia, el 29 de enero

Wert con el ministro británico responsable de educación superior, Vince Cable.
Wert con el ministro británico responsable de educación superior, Vince Cable.MINISTERIO DE EDUCACIÓN

La resaca de los Goya siguió ayer trayendo entre sus olas un nombre propio por encima de todos: el de José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte. Su ausencia de la XXVIII edición de la gala de los Premios Goya “por problemas de agenda” y el hecho de convertirse en el primer titular de Cultura que no acude a la cita en toda la historia de los Goya despertó diversas reacciones desde el mundo de la cultura y de la política. Las consecuencias a medio plazo de su decisión de no estar en la gala son impredecibles, pero un extremo quedó claro como el agua (de la resaca): ya nada será igual entre el ministro del Cine y quienes hacen el cine.

Tampoco es posible saber a ciencia cierta a estas horas si su precipitada espantá (se la comunicó el jueves por la mañana al sorprendido presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho), unido a la incómoda condición de ser el ministro peor valorado del Gobierno de Mariano Rajoy, pasarán factura política a José Ignacio Wert.

Más información
Dardos contra Wert en la alfombra roja
Indignación en el mundo del cine por la ausencia del ministro en los Goya
José Ignacio Wert, ministro quemado
Premios Goya

La cita que impidió, según el Ministerio de Educación y Cultura, que el ministro acudiera el domingo a la velada del Hotel Auditorium de Madrid gala de los premios Goya fue solicitada por el propio ministerio español hace apenas 11 días, en concreto el pasado 29 de enero. Así lo confirmó a EL PAÍS el portavoz del Ministerio británico de Negocios, Innovación y Talento, con cuyo titular, Vince Cable, se reunió Wert a las diez de la mañana de ayer. El titular de Educación, Cultura y Deportes insistió desde Londres en la idea: “No puedo estar en dos sitios a la vez”, aseguró a TVE.

“Respeto las críticas”, afirmó Wert tras su encuentro con Cable —después de reconocer que no vio la gala—, pero defendió su relación con el sector: “Ninguna persona del mundo del cine puede decir que he dejado de atenderle cuando me lo ha solicitado”. La sonora ausencia del ministro en la ceremonia, que provocó encendidas críticas de los asistentes a la alfombra roja — el director Juan Antonio Bayona, por ejemplo, juzgó el desplante como “la constatación de una brecha entre el cine y el Gobierno” y Javier Bardem le llamó “ministro de la anticultura”— tuvo su sentido, según fuentes del Ministerio de Educación y Cultura, por “la importancia” del encuentro en Londres. El ministerio con el que mantuvo Wert la cita sería el equivalente al Ministerio de Industria español, pero de Vince Cable depende también la educación superior.

“Reino Unido tiene varias de sus universidades entre las mejores del mundo, y el Gobierno español va a afrontar próximamente una reforma de la Universidad”, apuntaron esas fuentes, que rechazaron aclarar si se intentó que la cita se celebrase en otra fecha. O lo que es lo mismo, si el viaje le sirvió al ministro como excusa para evitar previsibles abucheos, como sugirió ayer la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, que salió en su defensa.

El departamento que dirige Wert difundió un comunicado en el que indicó que las delegaciones española y británica habían analizado “los resultados de las estrategias del gobierno británico para garantizar un acceso equitativo a la educación superior a través de préstamos para la mayoría de la población universitaria, y ayudas específicas para los estudiantes más desfavorecidos”.

El secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, también se refirió ayer a las críticas al Gobierno durante la fiesta del cine español. Lassalle, cuyo papel de sustituto forzoso de Wert en la gala de los Goya debió de ser más que incómodo (máxime cuando apenas salía de una gripe que le había tenido fuera de combate), dijo aceptarlas “con naturalidad” y “tomar nota de ellas”. Lasalle quiso calmar los ánimos: todo lo que hace su departamento, afirmó, es en apoyo al cine español.

Los flecos políticos del asunto no se hicieron esperar. El PSOE pidió la destitución fulminante del ministro tras un plante que no atribuye a problemas de agenda. “No sé si dejó de ir por cobardía o por arrogancia; lo que es seguro es que no fue por una cuestión de agenda”, afirmó la vicesecretaria general del partido, Elena Valenciano. Para la número dos de los socialistas, con su ausencia Wert ha faltado gravemente el respeto a la cultura. Valenciano reclamó a Mariano Rajoy que el de ayer sea “el último insulto que la cultura española recibe de su parte”.

Además de con el ministro de Negocios, Wert mantuvo un encuentro con el director de la London School of Economics y está previsto que se reúna también con los responsables de la Universidad de Cambridge. El ministro llegó a la capital británica el domingo por la noche y permanecerá allí hasta hoy.

Cinco días de controversia

EL PAÍS

El pasado jueves, 6, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, comunica por la mañana al presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, su decisión de no acudir el domingo a la gala de los Premios Goya en el Hotel Auditorium de Madrid. El motivo: "problemas de agenda". En concreto, una cita de Wert en Londres concertada "previamente" con su colega británico de Universidades, Vince Cable.

Esa misma noche, al hacerse pública la noticia, una oleada de críticas al ministro procedentes del cine español y en las redes sociales se propaga en cuestión de dos horas.

El viernes, 7, La Sexta anuncia que la cita Wert-Cable había sido una iniciativa que partió del Ministerio de Educación y Cultura de España. EL PAÍS confirmó este extremo ayer por la mañana, ante la Secretaría de Estado de Universidades británica.

El domingo, 9, por la noche se celebra la XXVIII edición de los Goya en ausencia de José Ignacio Wert, que para esa hora ya ha viajado a Londres con el fin de reunirse con su colega británico. Wert se convierte en el primer ministro de Cultura que decide no acudir a la cita más importante del cine español.

El lunes, 10, Wert se reúne en Londres con Vince Cable y declara a la salida de la reunión: "Entiendo y respeto las críticas contra mí, pero nadie del cine puede decir que no le he atendido". El PSOE pide a Mariano Rajoy la destitución inmediata del ministro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS