Columna

Madera de ébano

Madera de ébano. Las noticias trocean la vida en rodajas, como un salchichón. Y la sucesión de instantes discontinuos se consume sin captar su sentido. Dada la movilización general, lo de los cayucos de ahora parece más serio que aquellas pateras: la UE promete vigilancia y una universidad canaria ha ideado un sofisticado sistema de detección de las travesías. ¡Qué mezcla de empatía y escepticismo al oír reclamar a Gaspar Llamazares que no se militarice la inmigración africana!