Brasil juega con fuego

Nunca un país tuvo tanto tiempo para organizar un Mundial, pero la FIFA hace sonar las alarmas A 116 días del partido inaugural, la mitad de los estadios de fútbol siguen en obras El más retrasado es el de Curitiba, donde jugará España, que puede quedar excluido el martes