Brasil teme que la celebración del Mundial dispare la inflación

Los precios de los servicios aumentan con la perspectiva de la llegada de turistas a la Copa, que comenzará en junio

La manicura fue uno de los servicios que más subió en 2013.
La manicura fue uno de los servicios que más subió en 2013.Elza Fiuza/ABr

¿Sabes del corte de pelo que los brasileños se hacen mensualmente? Pues fue más caro en 2013, al igual que los refrescos y el agua mineral que se consumen fuera de casa. Y que la manicura. Tal vez los brasileños no hayan notado la diferencia, que acaba pasando desapercibida entre otros gastos cotidianos de mayor relevancia. Pero el inofensivo acto de cortarse el pelo forma parte de un importante sector de la economía, el de los servicios, en el que el aumento de los precios ha quedado por encima de la inflación general - que es del 5,91% mientras que en los servicios alcanzó en 2013 el 8,75%. Peor aún: puede que su aumento sea aún mayor en momentos de gran demanda, como durante el Mundial de fútbol.   

“El periodo de la Copa conlleva una serie de riesgos inflacionarios. Puede haber una presión más concentrada del sector de servicios, que contará con una demanda adicional, por más que esos valores puedan diluirse después”, afirma Heron del Carmo, profesor de la Facultad de Economía y Administración de la Universidad de São Paulo (USP). 

El profesor recuerda que los precios de algunas actividades cotidianas parecen alejadas de la realidad. “Hoy en día, si vas a un restaurante te gastas el equivalente a un lector de DVD o a una licuadora. Una consulta médica, dependiendo del médico, sale por el precio de una estufa”, resume Carmo, que apunta como contrapeso el menor aumento este año del salario mínimo, tanto del nacional como del que definen los  Estados.

En el acumulado del año pasado, las comidas fuera de casa lideraron los impactos individuales en el medidor oficial de la inflación, con 0,47 puntos porcentuales y un aumento del 9,49%. Algunos productos ampliamente consumidos a diario en las calles, más sensibles al aumento del precio de los servicios, estuvieron entre los productos que crecieron más que el año anterior.

Pero el aumento por encima de la inflación no es privilegio solo del barbero o del peluquero. La comida de animales, los conciertos, el aparcamiento y el dentista forman parte del sector servicios, cuyos precios suben sin obedecer a una lógica muy clara. Si el vecino subió sus precios, la tienda de al lado puede decidir tomar la misma medida. En los momentos en los que el consumo se anima, ese panorama puede ganar fuerza.

“Los precios dependen mucho de la demanda interna, de la informalidad. El precio de un corte de pelo sube porque hay demanda”, afirma, por su parte, el profesor Carlos Alberto Ramos, del Departamento de Economía de la Universidad de Brasilia (UnB). 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En diciembre, el Banco Central destacó, basándose en estudios anteriores, que la realización de megaeventos como el Mundial y los Juegos Olímpicos pueden ser ligeramente inflacionarios. “El impacto incide sobre la dinámica de los precios el año en que se anuncia el nombre del país que será sede. Inicialmente, la inflación disminuye, a continuación aumenta y el efecto máximo del impacto se produce el año siguiente a la realización del megaevento.”

En otro estudio que acompañaba su informe trimestral de inflación, la institución destacó que los subsectores de servicios intensivos en trabajo, la alimentación fuera del domicilio y el pasaje aéreo, “con representatividad conjunta del 48,8% en el segmento de servicios en el IPC, contribuyeron con el 54,7% de la inflación total de los servicios en el periodo de doce meses concluido en noviembre de 2013.”

“Es posible afirmar que la evolución reciente del empleo y de la renta del trabajo, los programas de transferencia de renta y el proceso de inclusión social, al menos en parte, explican, bajo una perspectiva de la demanda, la dinámica de los precios de los servicios”, analizó el estudio divulgado por el BC.

Carmo explica que el impacto del sector en el periodo podrá reflejarse en el IPC, el índice oficial que mide la inflación en el país, ya que la gran mayoría de las 12 ciudades-sedes del Mundial sirve de escenario para la recolección de datos que permiten calcular el indicador. Y eso además podría tener efectos en la campaña política de las elecciones presidenciales de octubre, ya que el IPC de julio es divulgado a comienzos de agosto, añade. 

El IPC terminó 2013 en 5,91%, por encima del 5,84% del año anterior. El Gobierno trabaja, en teoría, para alcanzar su meta del 4,5%, aunque cuenta con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales. Los números por encima de lo esperado estuvieron acompañados por un ciclo de aumentos de la tasa básica de intereses brasileña. En la última reunión, el BC la subió por séptima vez, en esta ocasión en 0,50 puntos, hasta el 10,50% al año, con la economía aún ralentizada.

Entre los grupos del índice en general, el rubro Alimentación y Bebidas fue lo que más impactó en el IPC a lo largo de 2013, respresentando el 34% del total. Los gastos del brasileño en alimentación aumentaron en todas las regiones del país estudiadas por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Según el órgano, esos gastos suponen una “parte significativa” del presupuesto de las familias, equivalente a 24,57%.

El segundo grupo con mayor importancia fue el de Gastos Personales. Además del aumento de los rendimientos de los servicios de los empleados domésticos, impactaron en el conjunto los gastos como el tabaco, la manicura, la peluquería y los hoteles. Este último gasto, que registró una subida del 10,81% en 2013, ha sido incluso objeto de estudio del Gobierno, con el objetivo de evitar precios abusivos durante la Copa, junto con las compañías aéreas..

“Se ofrecen algunos servicios de calidad dudosa a precios intragables”, dice Samy Daña, profesor de Economía de la Fundación Getulio Vargas (FGV) en São Paulo. "Debemos estar atentos porque los turistas se van pero nosotros nos quedamos. Y sentirse perjudicado es terrible", concluye.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS