Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU cede poder en Internet

La cumbre brasileña debate un nuevo orden mundial de la Red, aunque los países desarrollados se oponen a que lo gobiernen las Naciones Unidas

Asistentes a la cumbre de Internet de Sao Paulo muestran fotos de Edward Snowden durante la intervención de Dilma Rousseff. Ampliar foto
Asistentes a la cumbre de Internet de Sao Paulo muestran fotos de Edward Snowden durante la intervención de Dilma Rousseff. REUTERS

Estados Unidos quiere devolver la confianza al internauta. A Michael Daniel, jefe de la delegación de Estados Unidos en la cumbre de São Paulo, poco le faltó para pedir perdón por el escándalo del espionaje global. A cambio del acto de contrición por las “revelaciones no autorizadas” va a ceder parte de su poder en el Gobierno de Internet, aunque no perderá su control.

“Creemos que tenemos que devolver la confianza al usuario de Internet damnificado por revelaciones no autorizadas”, apuntó Daniel, sin hacer referencia directa a la divulgación de documentos filtrados por el exanalista de la CIA Edward Snowden que generaron un escándalo internacional sobre el espionaje en la Red.

“Como lo manifestó en enero el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estamos comprometidos en el enfoque multisectorial para la gobernanza de Internet y los países tenemos que dejar principios para la innovación, el desarrollo económico y la defensa de los derechos humanos”, destacó Daniel.

En ese sentido, el jefe de la delegación estadounidense defendió una gobernanza de Internet basada en el trabajo de las “múltiples partes” interesadas en el funcionamiento de la Red.

“Ningún país debe tener más poder que otro en la Red”, dice Roussef

“Apostamos por el trabajo de las múltiples partes interesadas”, reiteró Daniel en la reunión en la que delegaciones de más de 85 países buscarán durante dos días converger en diversos puntos para redefinir la regulación de Internet.

En la apertura de la cumbre, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que ningún país puede tener “más peso que otro” en la gobernanza de Internet y defendió que debe basarse en el respeto de los “derechos humanos”, la “privacidad” y la “libertad de expresión”.

La revisión de la legislación sobre Internet ganó fuerza en Brasil tras la divulgación de documentos filtrados por el antiguo experto de la CIA Edward Snowden, que demostraron que ciudadanos y empresas brasileñas y la propia presidenta fueron objetivo del espionaje electrónico a gran escala realizado por Estados Unidos.

Rousseff volvió a condenar el “inaceptable” espionaje llevado a cabo por EE UU y reiteró que la interceptación de las comunicaciones atenta contra la propia naturaleza de Internet: “plural, abierto y libre”.

“Esta reunión responde a un deseo global de cambios en la situación vigente y en el fortalecimiento sistemático de la libertad de expresión y protección de los derechos humanos básicos, como el derecho a la privacidad y el derecho al tratamiento de las discusiones de Internet, de forma respetuosa y garantizando su carácter democrático”, afirmó Rousseff.

La sombra de Snowden planea sobre el cambio de Norteamérica

Durante la inauguración del evento, en la que estuvieron representantes de diferentes Gobiernos y de la sociedad civil, la gobernante celebró la reciente decisión de Estados Unidos de revisar el estatuto del organismo que administra los nombres y dominios en la red, el ICANN.
“A partir de ahora, el nuevo acuerdo institucional y jurídico del sistema de nombres de dominios de Internet debe ser construido con amplia participación de todos los sectores interesados, y no solo de los actores tradicionales”, comentó.

La jefa de Estado también subrayó la importancia de alcanzar un acuerdo que permita una gobernanza “multisectorial, multilateral, democrática y transparente”, un aspecto con el que coincidió el considerado como padre de la web, Tim Berners-Lee, presente en la inauguración del encuentro.

Para Berners-Lee, la innovación conseguida en los últimos años en Internet fue posible gracias principalmente a su neutralidad, aspecto central del Marco Civil de Internet aprobado la víspera por el Congreso brasileño y sancionado hoy por la propia Rousseff.

También participaron en la apertura de la conferencia el vicepresidente de Google, Vint Cerf, quien defendió la “protección de los derechos de los usuarios”; el secretario general adjunto de las Naciones Unidas, Wu Hongbo; el ministro de Comunicaciones brasileño, Paulo Bernardo Silva, así como representantes de la sociedad civil, académica y del sector privado.

En ese escenario, Ecuador pidió un “instrumento jurídico vinculante” para la regulación internacional de Internet y para evitar nuevos casos de espionaje masivo a los ciudadanos, según Ricardo José Quiroga, viceministro de este país.

Según Quiroga, para conseguir una verdadera gobernanza en la Red es necesario un “instrumento jurídico vinculante” para que la NETMundial, que se celebra entre hoy y mañana en Sao Paulo, no se quede solo en las palabras.

“Necesitamos dar continuidad a estos temas y darle seguimiento para que esto no quede solo en palabras. Necesitamos un cambio en la manera en la que se gestiona la información en el planeta y para ello es necesario que se repita esta conferencia en el menor tiempo posible”, afirmó.
Quiroga también valoró que las relaciones de Ecuador con Estados Unidos se enfriaron después de que el país andino concediera asilo al fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, en la embajada de ese país andino en Londres.

“Sí se han enfriado un poco (las relaciones con Estados Unidos), pero lamentablemente no podemos renunciar a nuestros principios simplemente por eso”, comentó Quiroga, quien resaltó que el trabajo de Assange fue fundamental para “abrir los ojos al mundo sobre lo que está ocurriendo”.

Assange, responsable de la divulgación de documentos secretos de la diplomacia estadounidense, se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de un año para evitar ser extraditado a Suecia, donde es acusado de delitos sexuales.
“Tomamos la decisión (del asilo) porque no teníamos la seguridad de que su integridad física y su vida fueran a ser respetada”, apuntó el viceministro.

Pero entre los participantes a la cumbre también hay quien apuesta por que las Naciones Unidas controlen el Gobierno de Internet, algo que parece que se descartará en el documento final.
Durante la primera jornada del NETMundial participaron miembros de ejecutivos de los cinco continentes y representantes de la sociedad civil.

Más información