Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Copa do Mundo 2014

La policía dispersa a unos 200 manifestantes en Río de Janeiro

Los 26.000 agentes desplegados para resguardar la final de la Copa del Mundo emplearon gas lacrimógeno contra los activistas

Disturbios en Río de Janeiro Reuters Live!

Los 26.000 agentes desplegados en Río de Janeiro para garantizar la seguridad en las calles durante la final del Mundial no pudieron evitar nuevas protestas cerca del estadio de Maracaná, donde se celebraba la final entre Alemania y Argentina. Una serie de manifestaciones, que reunió más de 200 personas criticaba, sobre todo, la detención de activistas el día anterior y los gastos y la forma con la que el propio Mundial fue organizado en Brasil.

Fuera del perímetro de seguridad del Maracaná, en la plaza Saens Peña, en el barrio de Tijuca, varios activistas y policías se enfrentaron y la Polícia Militar lanzó gas lacrimógeno para dispersar a la multitud. En la protesta también intervino una unidad de caballería de la polícia, que dejó por lo menos un herido a unos dos kilómetros del estadio.

En medio de un clima de confusión, las autoridades cerraron la estación de metro Saens Peña por temor a que la violencia se extendiera a las plataformas. Mientras la policía blindaba los accesos a la plaza, los agentes detuvieron al menos a tres personas. Algunos vecinos del barrio se quejaron por no poder entrar en sus casas.

Como tantas otras durante el último año, la movilización fue convocada por las redes sociales, esta vez por el grupo "Nossa Copa es Na Rua" (Nuestra Copa es en la Calle). Al comenzar el acto, los manifestantes distribuyeron panfletos y mostraron carteles con mensajes en contra del Mundial en diferentes idiomas.

Según las informaciones que iba publicando en directo el colectivo Mídia Ninja, la PM realizó detenciones arbitrarias, además de ser responsable de agresiones como la del periodista canadiense Jason O'hara, al que un policía militar le robó la cámara y además resultó herido en los brazos y en la pierna, según el colectivo, que contó, al menos, otros tres casos de periodistas heridos.

El grupo de manifestantes comenzó a caminar desde la plaza Afonso Pena rumbo a la Saens Peña para ir aproximándose al estadio. Al llegar a la Saens Peña, sin embargo, fueron recibidos por un fuerte operativo de seguridad.

El sábado, 19 activistas fueron detenidos durante una operación de la Polícia Civil, acusados de formación de banda organizada, según la Orden de los Abogados de Brasil en Río de Janeiro (OAB-RJ), que mostró preocupación con esas detenciones.

“Considerando que una manifestación había sido convocada para mañana (domingo), las detenciones parecen tener un carácter intimidatório”, afirmó el grupo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información