Selecciona Edición
Iniciar sesión

Arata Isozaki propone un conjunto de edificios en forma de biombo para abrir Bilbao a la Ría

El Arata Isozaki, autor del Palau Sant Jordi para los Juegos Olímpicos de Barcelona, presentó ayer el proyecto definitivo para Uribitarte, un conjunto de edificios colocados a modo de "biombo", en palabras del arquitecto japonés, que pretende convertir en la puerta del ensanche de Bilbao hacía la ría del Nervión. Isozaki atea (puerta de Isozaki), como denominan al proyecto sus promotores, se levantará sobre el antiguo depósito franco, en la misma orilla sobre la que se cimienta la transformación de la ciudad, una zona dedicada antaño a instalaciones portuarias e industriales.

El apoyo del PSE permitirá impulsar el proyecto de rehabilitación de Uribitarte

El proyecto de rehabilitación de Uribitarte, el fantasmagórico edificio abandonado desde hace nueve años junto a la Ría de Bilbao tras un fiasco inmobiliario, salvará mañana su primer obstáculo. El apoyo de los socialistas permitirá al equipo de gobierno bilbaíno PNV-EA-ICV la aprobación inicial del cambio de uso del inmueble, que debe recalificarse como residencial. El PP anunció ayer que no votará a favor por cuestiones jurídicas y la altura de las dos torres previstas, que alcanzarán los 80 metros.

Bilbao obliga a Isozaki a rebajar un 16% el volumen edificatorio para Uribitarte

El Ayuntamiento de Bilbao ha obligado al arquitecto japonés Arata Isozaki a disminuir en más de un 16% el volumen de edificación en el fantasmagórico edificio de Uribitarte, abandonado desde hace nueve años a orillas de la Ría. El consistorio había admitido adaptar los planes de ordenación urbanística al nuevo proyecto, pero Isozaki rebasó los límites. El urbanista japonés dijo que pretende crear en Uribitarte una plaza pública de referencia de Bilbao.

Propietarios y acreedores de Uribitarte alcanzan un acuerdo para su venta a una constructora vasca

Los dos propietarios del edificio bilbaíno de Uribitarte, Argentaria y Mapfre, y los acreedores han llegado a un principio de acuerdo para la venta del inmueble a una constructora vasca. Tras múltiples intentos en los últimos años y sucesivos anuncios frustrados de una componenda, esta vez parece haberse alcanzado la solución al ambicioso proyecto inmobiliario que fue a la quiebra hace ocho años con un agujero de más de 17.000 millones de pesetas. La quita para los acreedores será del 85% y el proyecto prevé construir viviendas y una plaza.