Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias: “Los presupuestos son el inicio de una nueva etapa en la política económica de España”

El líder de Unidos Podemos se muestra "moderadamente optimista" con el acuerdo alcanzado con el Gobierno en una entrevista con EL PAÍS

Pedro Sánchez (izquierda) y Pablo Iglesias, este jueves en La Moncloa.

A las seis de la tarde del miércoles, Pablo Iglesias, líder de Podemos, llegó a La Moncloa para reunirse con Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, y ultimar los detalles del acuerdo de presupuestos. Esperó unos 20 minutos. “Me quedé en una sala con libros interesantes: estuve ojeando uno sobre eurocomunismo de Giorgio Napolitano”, ironiza en una conversación con EL PAÍS. A las nueve de la noche, después de casi tres horas reunido a solas con el presidente, salió “moderadamente satisfecho”. Con un acuerdo que es, a juicio del líder de Podemos, algo más que un acuerdo. “Es un punto de inicio a nueva etapa en la política económica española que creo que terminará con un gobierno de coalición”, asegura.

Los equipos de Unidos Podemos y del Ejecutivo terminaron de redactar las 50 páginas del pacto final a las dos de la madrugada. “No hemos conseguido todo lo que buscábamos”, reconoce Iglesias. El pacto da algo de vuelo a una legislatura con pinta de alicorta. Pero Iglesias recalca que el texto no es un acuerdo de legislatura propiamente dicho. “De hecho, hay algunos aspectos que hemos decidido legislar en 2019. Tendremos que seguir poniéndonos de acuerdo porque el Gobierno ha decidido gobernar solo”, remacha.

La reunión entre Iglesias y Sánchez no solo cerró los flecos de una negociación que se inició en agosto, sirvió para desatascar el tramo final de las conversaciones. “Cuando el lunes dijimos que no apoyaríamos no estábamos de farol”, dice el líder de Podemos. “La clave fue acordar la materia fiscal, el miércoles; en ese momento yo llegué a la conclusión de que iba a haber presupuestos. El resto no era tan complicado”.

Unidos Podemos ha conseguido más de 500 millones para la ley de Dependencia. Muy por debajo de su exigencia inicial: “Nos hubiera gustado una subida mayor, pero aun así es importante”, responde Iglesias confiado en que el efecto económico por la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros se note el próximo año. “Espero que entonces encontremos más dinero”.

La misma sensación transmite sobre lo que considera la columna vertebral de los presupuestos. Iglesias es consciente de que su grupo confederal no ha logrado el impuesto a la banca que el propio presidente demandó cuando estaba en la oposición. “El impuesto de sociedades afecta a la banca”, se justifica. “No hemos renunciado; el Gobierno tampoco renuncia a que en el siguiente ejercicio presupuestario se pueda llevar a cabo”.

Antes de abandonar La Moncloa asegura que “le sacó” a Pedro Sánchez el impuesto del 1% a los grandes patrimonios. “Calculamos que con este gravamen se pueden recaudar 1.000 millones. Unido al aumento del IRPF para las rentas de 130.000 euros, esa es la espina dorsal del acuerdo”.

Buena parte de los expertos considera que las cuentas no terminan de cuadrar. Pero Iglesias está convencido de que Bruselas aceptará los presupuestos. “Hablé con Pedro en verano y le dije que no nos gustaba el pacto que había hecho el Gobierno con Bruselas sobre el techo de gasto. Lo aceptamos porque es el trabajo del Gobierno y es el límite con el que estamos operando”. Su objetivo, aun así, es seguir buscando el mecanismo reglamentario para acabar con el veto del PP en el Senado y aprobar una nueva senda del déficit.

Hasta que termine la legislatura, previsiblemente en 2020 si se cumplen los planes de La Moncloa, el Gobierno de Pedro Sánchez está obligado a contar con el apoyo parlamentario de Unidos Podemos, su socio principal, y del resto de grupos que le ayudaron a llegar a la presidencia tras la moción de censura del pasado junio. El primer reto llegará en los próximos días. Después de que presenten a Bruselas las líneas maestras de las cuentas generales —el lunes— el Ejecutivo tendrá que convencer a ERC, PdeCAT y PNV para que también respalden el acuerdo. “Es una tarea que le corresponde al Gobierno”, dice el líder de Podemos. “Pero nosotros estamos dispuestos a ayudar como ya hicimos en Cataluña”, puntualiza mostrando su optimismo en que conseguirán los números necesarios para la tramitación parlamentaria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información