_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Discriminación en Cataluña

La defensa de los derechos lingüísticos es una causa no solo de la izquierda, sino de cualquier proyecto heredero de la Ilustración

Alumnos de primaria en una escuela en Barcelona.
Alumnos de primaria en una escuela en Barcelona.Gianluca Battista
Daniel Gascón

El Parlamento Europeo ha rechazado esta semana el sistema de inmersión lingüística en Cataluña. Con el voto en contra de nacionalistas y socialistas, y con votos a favor del Partido Popular Europeo, Renew (que integra a Ciudadanos) y el grupo de Conservadores y Reformistas (donde está Vox), la Comisión de Peticiones del Parlamento ha aprobado el informe de la misión que visitó Cataluña en diciembre. Dice que ninguna de las lenguas oficiales puede excluirse como lengua vehicular y que las dos deben emplearse en las materias troncales. Señala la necesidad de que los estudiantes conozcan bien el español y el catalán, y sostiene que la promoción de las lenguas regionales debe hacerse respetando los derechos individuales. Critica que no se aplique la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y pide a “las autoridades regionales y nacionales competentes que garanticen que no se discrimina a los niños por ningún motivo, incluyendo el de ser hispanohablante”.

La revista Social Science Research ha publicado un trabajo de Mariña Fernández-Reino y Mathew J. Creighton titulado Who is the majority group?, que analiza la discriminación laboral en Cataluña. El paper, que combina dos estudios, identifica la influencia de los nombres en el proceso de contratación y “evalúa las asociaciones entre nombres y percepciones de origen geográfico, clase social y competencia lingüística”. Tener un nombre catalán confiere ventajas en el mercado laboral en esa comunidad a través de tres mecanismos. En primer lugar, se asocia a una percepción del dominio del lenguaje. Dicen los autores: “Los solicitantes [de uno de los estudios] no se consideraban igualmente productivos a causa de prejuicios preexistentes de los empleadores sobre el dominio del idioma catalán de diferentes perfiles de nombres”. La mayoría de la población catalana es bilingüe: el 36,1% prefiere el catalán y el 48,6% el castellano, una diferencia influida por los orígenes familiares. En segundo lugar, los apellidos catalanes indican una clase social más elevada (los 10 apellidos más comunes de Cataluña son “castellanos”). En tercer lugar, los investigadores apuntan que se premia a aquellos que se consideran “de dentro”. El enfoque adoptado en este artículo, explican, se puede comparar con otras investigaciones sobre discriminación étnica en contextos multilingües. La lucha contra la discriminación y la defensa de los derechos lingüísticos son causas no solo de la izquierda, sino de cualquier proyecto heredero de la Ilustración. Pero ya sabemos que estos son tiempos confusos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Daniel Gascón
Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_