Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump llevará su agenda de ‘América primero’ al Foro de Davos

El presidente de EE UU promoverá ante los líderes mundiales su política favorable a las empresas

El presidente Donald Trump de regreso a la Casa Blanca
El presidente Donald Trump de regreso a la Casa Blanca EFE

El presidente estadounidense Donald Trump tiene previsto asistir en un par de semanas a la reunión anual del Foro de Davos, en los Alpes suizos. La participación en la cumbre de líderes mundiales en el ámbito económico y de los negocios, símbolo de la globalización, se producirá justo cuando se celebra un año desde la toma de posesión del presidente populista. El mandatario republicano llevará bajo el brazo la recién aprobada reforma fiscal.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, explicó en un comunicado que el presidente participará este año en el foro económico “para promover sus políticas” favorables a los negocios, las industria estadounidense y el empleo. Es, como indica en la nota confirmando su asistencia, una nueva “oportunidad” para avanzar a los líderes mundiales “su agenda de América primero”.

El Foro de Davos se celebra este año entre el 23 y el 26 de enero próximos y los debates rotarán sobre la idea de “crear un futuro compartido en un mundo fracturado” por las fisuras económicas, políticas y sociales. Precisamente el discurso populista y divisivo de Donald Trump es contrario a la visión que tienen los participantes de estas reuniones, favorable a la integración global.

El magnate ya se colocó hace un año en el centro de los debates de esta conferencia que reúne a la élite mundial, por el temor a que sus promesas proteccionistas pudieran tener un impacto en la economía global. El republicano será el primer presidente en el cargo que viaje a Davos desde que el demócrata Bill Clinton visitara el foro coincidiendo con su 30 aniversario, en el año 2000.

La economía es, precisamente, crucial en este momento para el presidente Donald Trump y sus aliados republicanos para conservar su poder en las próximas elecciones a medio mandato que se celebran en noviembre este año. Estados Unidos creció en el segundo y en el tercer trimestre a una tasa anualizada superior al 3% y durante el pasado año generó 2,1 millones de empleos.

Wall Street, además, se apreció más de un 35% desde la victoria electoral de Trump. El presidente atribuye este rendimiento al optimismo y la confianza que generan sus políticas, como la recién adoptada reforma fiscal. En paralelo está rebajando la regulación a las empresas y en proceso de renegociar acuerdos comerciales, como el tratado de librecambio con México y Canadá.

Está por ver, por tanto, si este encuentro entre el trumpismo y la globalización provoca un cambio en la retórica del presidente. El presidente de China, Xi Jinping, advirtió en la pasada edición que nadie ganaba si se producía una guerra comercial. En ningún momento citó en su discurso a Donald Trump, aunque el mensaje tenía un destinatario muy claro.

Más información