Palos de ciego
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Mujeres al poder

Como recuerda Camille Paglia, no hay ningún Mozart mujer, pero tampoco ningún Jack el Destripador | Columna de Javier Cercas

Leo en los Diarios de Iñaki Uriarte: “La política no es más que una lucha personal por el poder entre ciertos hombres, a hostia limpia”.

Puede ser. Más aún: por poco que uno frecuente los libros de historia, resulta difícil no albergar la sospecha de que, para muchos hombres, lo que de verdad se dirime en política es quién la tiene más larga o (como cantaba Laurie Anderson) quién es más macho. Tal vez por eso me siento casi siempre más tranquilo ante una política que ante un político. Quizá sea un prejuicio machista, pero lo cierto es que, cada vez que estrecho la mano de un político, no puedo evitar imaginármelo dando la orden de invadir Ucrania, cosa que no suele ocurrirme con las políticas. Esta chaladura quizá no carezca de fundamento: como recuerda Camille Paglia, no hay ningún Mozart mujer, pero tampoco ningún Jack el Destripador; también lo ha dicho Gioconda Belli: “La biología femenina equipada para la maternidad, realizada o no, arma a la mujer de una dotación superlativa de conciencia del otro”, que es la base de la buena gestión de lo público. Dicho esto, comprenderán ustedes que la feminización de la política represente para mí, antes que una necesidad social, una urgencia personal: por algún motivo, que no sé si un psicoanalista acertaría a explicar, siento que las políticas son, en general, más fiables, menos broncas y soberbias, más prácticas, prudentes y flexibles que los políticos. Yo no sé si alguna vez mereceremos en España la sensatez socialdemócrata de Jacinda Ardern, joven primera ministra de Nueva Zelanda, pero me conformaría con el talante de la vieja Angela Merkel y su aire perpetuo de matrona responsable, su bonhomía, su eficacia discreta, su capacidad para aprender de los propios errores y aquella sonrisa enternecedora con que miraba a Donald Trump cuando éste le negaba el saludo o se encerraba en uno de sus berrinches de bebé consentido. “Virgen Santísima del Perpetuo Socorro”, proclamaba ese gesto. “Con menudo botarate me ha tocado lidiar”. Quizá es un prejuicio, ya digo. Porque está claro que, igual que hay políticos malos, regulares y buenos, hay políticas buenas, malas y regulares; de hecho, uno tiene incluso la impresión de que hay políticas macho, políticas que parecen llevar un político dentro (igual que, según Baudelaire, Emma Bovary llevaba dentro un hombre). Rosario Murillo, la esposa brutal del brutal Daniel Ortega, es ahora mismo un ejemplo socorrido; pero no hace falta irse a Nicaragua. A mí me parece que la disputa entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz sobre la reforma laboral ha sido bastante femenina, pero hay políticas en el Gobierno, como Irene Montero o Ione Belarra, dotadas de un talante inconfundible de semental, y salta a la vista que en las políticas de Vox y Junts×Cat habita un brigada ochentero de la Guardia Civil, con barriguita, tricornio y mostacho, salvo en Rocío Monasterio, que parece recién salida de una película de Drácula. Manuela Carmena es una política razonablemente femenina, igual que Meritxell Batet, pero Ada Colau blande casi siempre una virilidad intimidante. En cuanto a los políticos, estoy seguro de que deben de existir hombres que llevan dentro una mujer, o al menos están aprendiendo a encontrarla, pero a mí no me resulta fácil dar con ellos: en España, casi el único que conozco es Salvador Illa (Mario Draghi también tiene algo femenino, como lo tenía Obama). Lo habitual todavía es el político macho, por no decir machirulo, categoría en la que en los últimos años han brillado con luz propia Santiago Abascal (o, mejor aún, Ortega Smith) y Pablo Iglesias. Con dos cojones.

Como a cualquiera medianamente cuerdo, a mí me gustaría vivir en un lugar de donde se ha extirpado la política a hostia limpia, la política de hombres dándose de bofetadas por ver quién la tiene más larga. Y sí: tiendo a asociar con las mujeres —al menos con las mujeres que no llevan un hombre dentro— esa política más humilde, menos dogmática y vanidosa. ¿Una arbitrariedad? Podría ser. Pero, después de miles de años dominados por la política de la testosterona, si quieren saber qué es lo que me pide el cuerpo, vuelvan al título.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS