Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bodegones del Museo del Prado servidos en la mesa

La Asociación Española de Denominaciones de Origen - Origen España pone en marcha una campaña que abre el apetito a través del arte y llena el estómago con los productos de la geografía española

"Los que estamos aquí hacemos felices a la gente y eso es lo bonito de la vida", se escucha decir a un hombre en el ropero del Museo del Prado. Se trata de una conversación de algunos de los miembros de la Asociación Española de Denominaciones de Origen - Origen España, que han venido a la pinacoteca a disfrutar de un pase privado que repasa los principales bodegones que se exponen en sus salas y a presentar la campaña Historias en tu mesa.

Del lienzo al plato. Así es la visita que comienza por los majestuosos salones del Prado y que, a través de la vista, abre el apetito para culminar en torno a una mesa disfrutando de los sabores y olores de alimentos tan preciados como el jamón de Jabugo o la Torta del Casar y llenando estómagos. Repasamos algunos de los cuadros y de los productos que nos brinda la geografía de nuestro país.

A un lado el Bodegón con plato de peras y guindas del pintor Luis Egidio Meléndez, un óleo sobre lienzo que forma parte de una colección de naturaleza muerta encargada por el rey Carlos III y que el pintor nunca terminó: solo realizó 40 de los 60 encargados. El motivo no está claro, aunque —según nos explican en la visita— puede que haya sido porque el monarca consideró que las representaciones no eran lo suficientemente científicas.

Al otro lado, las peras del Rincón de Soto, las primeras en España en poseer la protección y garantía que aportan los sellos de Denominación de Origen.

A la izquierda una pintura de la misma colección de Egidio Meléndez: Bodegón con plato de acerolas, frutas, queso, melero y otros recipientes. A la derecha el queso de Mahón-Menorca, elaborado con leche de vacas alimentadas con forrajes de la isla. El clima es, una vez más, clave para su sabor: "La escasa orografía frente al viento de tramontana saliniza los platos", indican desde la Asociación. Además de este manjar, otros quesos como el Cabrales o el Manchego también cuentan con el sello de Denominación de Origen. Como ya contamos en BUENAVIDA, a pesar de su contenido graso, este alimento no es un enemigo (ni siquiera para aquellas personas que están a dieta).

Además de ser una de las grandes protagonistas de las naturalezas muertas, la uva es otra de las frutas que cuentan con el respaldo de la Denominación de Origen. A un lado, el cuadro Bodegón con cuatro racimos de uvas, pintado por el artista español Juan Fernández "El Labrador". Al otro, una composición realizada con uvas de mesa embolsadas del Vinalopó (Alicante), las únicas que crecen protegidas bajo un bolso de papel, que resguarda todos los granos del racimo.

En la naturaleza muerta, no todo son frutas: los animales también tienen su importante papel sobre las mesas. Ejemplo de ello es el Bodegón con chuletón, condimentos y recipientes de la serie de Luis Egidio Meléndez. Desconocemos si la pieza que usó el pintor pertenecía al ganado de la raza autóctona Avileña-Negra Ibérica, de capa negra, del que se obtienen los rojos y brillantes chuletones de la carne de Ávila

Para terminar nuestro repaso al arte y a los productos con Denominación de Origen, volvemos a las Baleares, aunque en esta ocasión viajamos a Mallorca. La sobrasada es un embutido crudo que se elabora con carnes de cerdo (magro y tocino) picadas, sal, especias y el pimentón, que le aporta gran parte de su sabor y aroma característicos. El cuadro, también de la colección encargada por Carlos III a Luis Egidio Meléndez, es el Bodegón con chorizos, jamón y recipientes.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.