Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es la app con la que Elsa Pataky y Chris Hemsworth quieren ponerte en forma

El actor explica a BUENAVIDA de dónde nace la aplicación, y expertos en ejercicio físico y nutrición la analizan a fondo

¿Cómo consigue el bueno de Chris Hemsworth tener ese cuerpo de dios vikingo y, a la vez, disfrutar de un sentido del humor contagioso? ¿Y cómo ha logrado su esposa, la actriz Elsa Pataky, tener tres hijos y seguir luciendo esa anatomía envidiable, delgada pero fuerte? La respuesta está en un combinado de entrenamiento, dieta equilibrada y mindfulness, dicen ellos mismos. En román paladino: un sistema de vida saludable que el matrimonio comparte con el mundo a través de su nueva app, Centr, que se lanzó el pasado lunes.

El proyecto, cuenta Hemsworth a BUENAVIDA, surgió porque un día se dio cuenta de que "no bastaba solo con entrenar". El actor, que interpreta al dios Thor en el universo Marvel, lo explica con detalle: "Antes me centraba solo en trabajar la fuerza, pero cada vez me sentía más débil. Primero, empecé a incorporar trabajo de flexibilidad y entrenamiento funcional. Luego, a enfocarme en la dieta y a practicar técnicas de relajación". Su máxima es muy clara, al tiempo que compleja: "Mantén tu cuerpo y tu mente unidos, y tendrás más posibilidades de seguir motivado".

Suena esotérico, pero no lo es. Detrás de su físico y de su equilibrio mental no hay gurús ni visionarios de la alimentación, Hemsworth se rodea de un nutrido grupo de entrenadores, chefs y psicólogos que tienen los pies bien firmes en el suelo. "El equipo que hay detrás de Centr [formado por 22 personas, incluido el actor, Elsa Pataky y otros rostros conocidos como Michael Olajide Jr., boxeador y entrenador de varios ángeles de Victoria's Secret] es el mismo que me ha ayudado en estos últimos años a centrarme para llevar una vida más saludable y feliz", explica el actor. Y es también el que ayudará a los usuarios de la nueva app a "sacar el potencial desconocido que todos llevamos dentro", continúa.

Entrenamientos fáciles de seguir, una ventaja impagable

El nuevo proyecto, según explica Hemsworth, busca huir de los maximalismos. "Muchos programas se centran en una sola dieta o en un solo tipo de entrenamiento, pero debemos ser flexibles porque estamos en constante proceso de aprendizaje", argumenta. Lo bueno de este enfoque es que, al final, hay itinerarios saludables para todos.

Una vez suscrito, el usuario puede elegir su propio objetivo (adelgazar, mantenerse en forma o ponerse cachas), el nivel de entrenamiento (principiante, medio, avanzado) y el tipo de alimentación (omnívoro, vegano, con alergias...). A partir de ahí, cada día obtiene una dieta de desayuno, almuerzo y cena, así como una serie de alternativas para el entrenamiento. El paquete se cierra con propuestas de meditación y técnicas de relajación.

Eso sí, quien busque al feliz matrimonio entrenando en primera persona, cocinando y monopolizando todos los contenidos ya puede ir olvidándose. La pareja no se comporta como influencers al uso, y eso es, precisamente, "el gran acierto de esta app. Ellos no aparecen, los entrenadores guían la rutinas y los chefs firman las recetas", argumenta Antonio López, entrenador personal y director de Saludando. López añade que, aunque se acercó con ciertas reticencias ante lo que creía que era otra aplicación de famosos, se ha encontrado con un gran equipo de profesionales.

"Mantén tu cuerpo y tu mente unida, y tendrás más posibilidades de seguir motivado", recomienda Hemsworth

"La aplicación está muy bien planteada. Nada más entrar genera unas amplias expectativas. La imagen es muy potente, muy cuidada, aunque se desinfla un poco al ponerla en práctica", continúa el experto. Sobre los entrenamientos, valora positivamente "que sean como mucho de 20 minutos. Desde casa, cuesta ponerse más tiempo". Lo que el entrenador señala como fallos es que poner las listas de música recomendadas implican demasiado esfuerzo y que los entrenamientos no se pueden descargar, lo que puede ser un inconveniente cuando falta el acceso a una red WiFi. También echa en falta más comentarios. "Entrenar a solas es aburrido y se agradece que el profesor esté en constante conversación con el alumno, que vaya diciendo cómo hacer el movimiento, qué errores hay que evitar". Aunque eso no sucede en todos los entrenamientos.

En los de pilates, por ejemplo, la profesora Sylvia Roberts está constantemente dando indicaciones sobre cómo poner el cuerpo, y lo hace mirando al espectador, gesticulando con los brazos. En las planchas incide mucho en "evitar una curvatura excesiva en las lumbares" y corrige a la alumna-modelo cuando saca chepa o se curva hacia abajo. En los abdominales de tijera con rotación del torso y manos tras la nuca, insiste mucho en "mantener el pecho abierto, no doblar los codos hacia delante", para no tirar del cuello, un error habitual que convierte el ejercicio en un mal trabajo de cervicales.

No sucede lo mismo en otros "muy interesantes, como los movimientos funcionales de imitación animal que ejecuta Da Rulk. Es una práctica por la que cada vez hay más interés, ya que no requieren ningún instrumento y tonifican todo el cuerpo a la vez. El 'gorila lateral' (una especie de paseo acuclillado y con apoyo de los brazos) implica movimientos acompasados de piernas, brazos y rotación de caderas que habría que explicar", opina López. Algo similar sucede con el gateo inverso (caminar a cuatro patas hacia adelante y hacia atrás), un ejercicio que hemos visto hacer al propio Hemsworth y del que "se agradecerían explicaciones sobre cómo apoyar las manos, los pies, la coordinación…"

Aún así, tras analizar la app con lupa en busca de errores reconoce que pasa la prueba y con nota. "No he visto ni posturas erróneas ni propuestas que puedan conducir a lesiones. Y es un acierto abrir el espectro de entrenamientos a las disciplinas más en boga actualmente, como el boxeo, el pilates, la calistenia, el movimiento animal y el yoga". Además, añade López, "se siguen sin problemas —aún siendo en inglés— y crean una atmósfera muy agradable, por ejemplo, para relajarte antes de irte a la cama".

Platos pensados para los amantes de la cocina

Los expertos en nutrición también bendicen la propuesta del matrimonio Hemsworth Pataky. El aspecto más destacado, que la dieta se basa en alimentos naturales y frescos, sin procesados. "También lo de no cocer las verduras demasiado, para preservar sus vitaminas y hacerlas más agradables a la vista. Es de aplaudir que enfaticen la utilización de especias y hierbas aromáticas para condimentar la comida. Y una idea muy buena la de animar a congelar las hierbas aromáticas frescas, como el cilantro o la albahaca”, señalan Laura Gallardo y Alejandro Cánovas, dietistas-nutricionistas y directores de Nuteco.

Acostumbrados a trabajar con clientes exigentes (Alejandro es también dietista-nutricionista del Barceló Montecastillo Golf, un cinco estrellas en Jerez de la Frontera), reconocen haber disfrutado de la experiencia de husmear en la cocina de la pareja. "Las recetas cuentan con un plus de originalidad: añadir un toque tailandés o ingredientes poco comunes evita caer en la rutina, que es uno de los problemas de muchas dietas; la gente se aburre de ver siempre las mismas recetas y los mismos platos".

Los rollitos de arroz con salsa de cacahuete que llevan aceite de sésamo y guisantes de nieve. La receta para una persona: 150 gramos de tofu, 3 hojas de papel de arroz, una zanahoria, dos hojas de lechuga, 20 vainas de guisantes, un pepino y una zanahoria. En total: 441 calorías, 22,7 gramos de proteínas, 19,3 gramos de grasas, 2,7 de grasas saturadas, 38,4 gramos de carbohidratos y 11,1 gramos de fibra. Tiempo de preparación: 15 minutos que incluyen los 3 minutos para hacer el tofu en la sartén, con una cucharadita de aceite de sésamo, vuelta y vuelta, hasta que está dorado. Otra receta interesante es la del pescado a la parrilla con guarnición verde, que incluye pasta de miso, chop sum y vinagre de arroz. En total: 497 calorías y 44,6 gramos de proteínas.

Las recetas son simples, pero requieren preparación porque no hay precocinados

"Ningún ingrediente, o casi ninguno, es imposible de encontrar aquí, pero algunos no son habituales en el supermercado de al lado de casa. Y no todo el mundo está habituado a comprar en mercados de productores o a buscar en tiendas ecológicas donde trabajan este tipo de género. Lo vemos perfecto para personas, por así decirlo, con un nivel avanzado en nutrición, que tienen el paladar hecho a probar sabores nuevos y a quienes, además, les gusta innovar... No necesitan al nutricionista sumando constantemente las calorías y dándoles una lista de prohibiciones. También a aquellos que no le tienen pánico a cocinar. Las recetas son muy simples, pero tienen un mínimo de preparación, porque no hay nada precocinado. Un español típico, acostumbrado al recetario tradicional de la abuela, tal vez lo encuentre demasiado enrevesado".

Otro de los escollos que choca con la mentalidad española es la de plantear un plato único en vez de dos platos y postre. "Los menús son de un plato único. El desayuno consta de un batido equilibrado en nutrientes: proteínas, fruta, carbohidratos… Es rápido de preparar y tomar , pero aún choca con la mentalidad española del café bebido. E implica abrir el paladar a mezclas curiosas, pero apetecibles, como el batido de aguacate (1/4), plátano (1/2), leche de almendra y chocolate puro en polvo (una cucharadita). Le añaden, además, 30 gramos de proteína en polvo, whey o proteína vegetal". En total, 330 calorías, 26 gramos de proteínas, 16,6 gramos de carbohidratos y 17,2 gramos de grasa. Todo un cañonazo de energía para empezar la mañana que se prepara en solo 5 minutos.

El almuerzo suele ser más ligero, con más carbohidratos y verduras, porque se entiende que es para personas con una vida activa, que trabajan, van al gimnasio y no quieren sentir pesadez de estómago a lo largo del día. Por ejemplo, una ensalada con quinoa y alubias negras (477 calorías, 20 gramos de proteínas). La cena, en cambio, es más rica en proteínas y algo más calórica, como el salmón al horno con arroz y bok choy (569 calorías, 37,2 gramos de proteínas). Las tres comidas suelen sumar unas 1.300 calorías. El resto viene de los snacks para antes y después de entrenar. O para matar el gusanillo.

En conclusión, la sugerencia de los expertos es que aquellas personas que se planteen cambiar sus hábitos para tener una vida saludable, y no tengan muy claro cómo hacerlo, primero pidan ayuda a un nutricionista: "Nosotros damos las pautas elementales, unas coordenadas básicas sobre qué y cómo comer. Y cuando ya se manejen, pueden innovar con Centr. Es un proceso interesante de acceso a la vida saludable, pero hay que ir paso a paso", señalan Gallardo y Cánovas al unísono.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información