Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ADN

La mujer que encontró al asesino entre un millón de personas

Barbara Rae-Venter fue clave para identificar al presunto homicida de 12 personas al reconstruir su árbol genealógico a partir de una muestra de ADN

Joseph James DeAngelo, policía retirado de 72 años, ante el tribunal que le juzga por asesinato.
Joseph James DeAngelo, policía retirado de 72 años, ante el tribunal que le juzga por asesinato.

El pasado 25 de abril la policía llamó a la puerta del expolicía Joseph James DeAngelo y le detuvo por ser presuntamente uno de los peores asesinos en serie de la historia de EE UU. A este hombre de 72 años se le acusa de al menos 12 homicidios, 50 violaciones y 100 asaltos cometidos entre 1974 y 1986. En más de 40 años de investigación la policía había agotado todas las pistas posibles para atrapar al responsable.

El giro afortunado de la investigación se debe a Barbara Rae-Venter, una doctora en biología y abogada retirada que se especializó en investigar árboles genealógicos. Hoy la prestigiosa revista científica Nature destaca a esta mujer como una de las personas más importantes de 2018.

Una muestra de semen preservada en un congelador permitió secuenciar el ADN del autor de los crímenes de los 70 y 80, aunque se desconocía su identidad. Los investigadores subieron los datos genéticos a GEDmatch, una especie de red social en la que en torno a un millón de personas han incluido sus perfiles genéticos para buscar familiares. La policía encontró a unos 20 primos terceros del asesino y, a partir de esos datos, identificó a su ancestro común: un tatarabuelo suyo que vivió en el siglo XIX.

Barbara Rae-Venter, en una imagen tomada de su página web.
Barbara Rae-Venter, en una imagen tomada de su página web.

Durante cuatro meses, Rae-Venter y el resto de los investigadores reconstruyeron el árbol genealógico de ese ancestro hasta la actualidad usando datos del censo, obituarios, localizadores de sepulturas y otras referencias. Dentro del árbol marcaron los posibles sospechosos: hombres nacidos entre 1940 y 1960 que vivían en California en los años en los que se cometieron los crímenes. Finalmente dieron con DeAngelo, que había sido despedido en 1979 por robar un espray repelente de perros y un martillo, según The Washington Post. La policía de Sacramento empezó a seguirlo hasta que consiguió una muestra actual de su ADN, probablemente rescatada de su basura. El ADN del asesino sin cara de los 70 y 80 y el de DeAngelo eran el mismo.

El pasado agosto Paul Holes, uno de los responsables de la investigación, desveló la identidad de Rae-Venter con su permiso. “Si no fuera por Barbara probablemente seguiríamos reconstruyendo árboles genealógicos. Ella nos dio un orden y un conocimiento imprescindibles”, dijo en un tuit. Holes explicó en una reciente charla que la policía también ha subido a la base de datos el ADN del asesino del Zodiaco, presunto autor de al menos siete asesinatos en los 60, según la forense Jennifer Bucholtz.

Rae-Venter explicó a The New York Times que ya está colaborando en otros 50 casos. Su interés por la genealogía se ha centrado en la búsqueda de sus antepasados escoceses, que fueron expulsados de las Highlands por terratenientes en el siglo XVIII. Rae-Venter apenas ha ejercido como científica, pero tras sus estudios se especializó en patentes biotecnológicas y su nombre está ligado a algunas de gran repercusión, como el tomate Flavr Savr, la primera fruta transgénica aprobada en EE UU. De 70 años y nacida en Nueva Zelanda, estuvo casada con Craig Venter, unos de los responsables de la secuenciación del genoma humano en 2001.

En 2015 Rae-Venter investigó el caso de una mujer de 30 años que había sido raptada cuando era un bebé. Su supuesto padre abusó de ella y la abandonó. Posteriormente fue condenado por asesinato. La policía secuenció el ADN del asesino y se dio cuenta de que no coincidía con el de la hija. Tras una investigación que involucró a más de 100 colaboradores, Rae-Venter pudo encontrar el nombre real de la mujer e identificar a su abuelo, que quiso conocerla. La investigación apuntó a que el padre era uno entre un grupo de hermanos, pero ninguno quiso hacerse las pruebas de ADN.

El caso de DeAngelo —conocido como el asesino de la zona este— fue incluso más complejo. “Fue un trabajo extraordinario por la enorme cantidad de datos que hubo que manejar, probablemente información sobre más de 1.000 personas que hubo que investigar con muchísimo cuidado” para evitar errores, explica Yaniv Erlich, jefe científico de una de las principales empresas del mercado de los árboles genealógicos. Desde que este caso salió a la luz, en EE UU se ha detenido al menos a otros 13 sospechosos usando el mismo método. Un estudio publicado este año por el equipo de Erlich calcula que bastaría un registro de perfiles genéticos del 2% de la población adulta de EE UU para localizar a los parientes de casi cualquier ciudadano del país a partir de una muestra de ADN anónima. “Estamos sin duda ante el futuro de la genética forense”, asegura Erlich.

Por ahora todos estos casos se concentran en EE UU porque esa es la nacionalidad de la mayoría de personas que cuelgan su ADN en las bases de datos. En España, los especialistas forenses de la Policía y Guardia Civil no creen que pueda haber casos similares. Antonio Alonso, genetista del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, explica que “probablemente la policía ni se ha planteado usar esta técnica porque sería ilegal y ningún juez la aceptaría”. Este experto recuerda que en España no hay una regulación específica que delimite este uso de los datos genéticos y garantice la protección de la intimidad. En cualquier caso, este tipo de técnicas solo funcionan si hay datos de cientos de miles o, mejor, millones de personas en la base de datos.

La detención de DeAngelo supuso una crisis para GEDMatch porque no sabía que habían usado su sistema para cazar a un presunto asesino. Algunos expertos alertaban de que se comprometía la privacidad de los usuarios. Pero Erlich opina que esto tampoco debería ser un problema. “Estamos hablando del nivel de primo tercero en árboles genealógicos que engloban a unas 800 personas. A ese nivel es muy probable que cualquiera tenga un asesino en la familia”.

Los mejores científicos de 2018

La revista científica Nature ha publicado, como hace anualmente, su lista de las 10 personas más importantes de la ciencia este año. Entre ellos está Viviane Slon, la genetista que ayudó a encontrar a la primera hija fruto del sexo entre dos especies humanasHomo sapiens y neandertal— gracias a la secuenciación del ADN extraído de un hueso de hace 90.000 años.

Jess Wade, especialista en electrónica de polímeros, es reconocida por su esfuerzo para visibilizar a mujeres científicas. Este año también tuvo un papel protagonista al denunciar las declaraciones de Alessandro Strumia, un físico que fue apartado este año del CERN tras asegurar que “la física fue inventada por hombres”. La revista también señala al que probablemente es el científico más importante del año, aunque lo es por las razones equivocadas. He Jiankui asegura haber creado los primeros bebés modificados genéticamente con la herramienta CRISPR para añadirles una mutación que les protege contra el VIH, lo que crea de facto una nueva estirpe de humanos que pueden sufrir efectos secundarios desconocidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información