Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macarena Gómez, un mordisco tropical-cordobés

A la actriz le pasa con el ceviche lo que a Bubba, el amigo de Forrest Gump, con las gambas. Le gusta de todas las maneras. Esta vez la andaluza sustituye el pescado marinado por mango. Ideal para coger fuerzas este nuevo curso.

El de Macarena Gómez es uno de los rostros más populares de la televisión. Así que no es de extrañar que unos cuantos curiosos la rodeen cuando nos reunimos en plena plaza de Oriente madrileña, junto al Teatro Real y el palacio, para preparar un mango con ceviche. Desde la coqueta terraza del Café de Oriente oímos pasar grupos de turistas en patinete eléctrico, policías montados a caballo y hasta instrumentos de cuerda que alguien está afinando en un apartamento cercano. Son los sonidos de un brillante día de vacaciones en el que Gómez no para de trabajar desde la mañana hasta la noche. Está promocionando su última película, En las estrellas, una historia llena de magia y fantasía donde interpreta un pequeño pero intenso papel. “Yo soy muy amiga del director, Zoe Berriatúa, desde hace 15 años”, explica. “Él escribió un corto para mí y otro compañero sobre una pareja en el que ella muere y se le aparece a él para echarle en cara su relación pasada. Ese mismo personaje lo ha extrapolado y lo ha incorporado al guion de esta película”.

Macarena Gómez, un mordisco tropical-cordobés

A pesar de no tomarse un buen descanso estival, la actriz cordobesa (Bujalance, 1978) no se ve en absoluto cansada. Al contrario, se muestra tan vivaz y dicharachera como aparenta ser desde el otro lado de la pantalla. “Yo no me agoto”, asegura. “Llevo 11 años haciendo una serie de televisión (La que se avecina, de Mediaset), y tengo la grandísima suerte de que no tengo exclusividad, así que cuando quiero hacer otra cosa, lo hablo previamente con los productores y ellos me sacan de algún capítulo”. Así es como ha podido encontrar tiempo para grabar esta y otras películas, como Pieles, de Eduardo Casanova, o Musarañas, un thriller de Juan Fernando Andrés y Esteban Roel. “Cuando la gente me pregunta si no tengo miedo a encasillarme, o si no me aburro después de 11 años, les digo que para nada, porque puedo hacer otros trabajos. Yo soy muy feliz”.

Esa alegría que manifiesta no se queda solo en las palabras. Con unos ojos tan expresivos como los suyos parece imposible ocultar las emociones. Aunque para eso también es actriz. En cualquier caso, lo cierto es que cuando preparamos nuestro ­ceviche se nota que es una de sus comidas favoritas solo por cómo mira los ingredientes. “Pero tengo que confesar que una maravillosa cocinera no soy”, se ríe. Eso sí, la parte de comer la tiene más estudiada. “No tengo manías ni intolerancias, puedo tomar de todo, y me encanta ir a restaurantes de estrella Michelin”, reconoce. Uno de sus favoritos es Massana, en Girona, que le pilla cerca de Barcelona, ciudad donde tiene fijada su residencia. “Aunque en realidad vivo en el AVE”, confiesa. “Los de Renfe me tendrían que hacer clienta honorífica”. Además de Madrid y Barcelona, otro de sus lugares habituales es Córdoba, donde dice que tiene “muchas ganas” de rodar. “Soy una amante de Córdoba y su mezcla de culturas”, asegura. De ahí que, en el extranjero, uno de los enclaves que más le ha impresionado haya sido Siria, donde desafortunadamente buena parte de su patrimonio se ha perdido en la guerra. 

Nuestro plato, muy sencillo de preparar, también tiene esa combinación de gustos. La fruta con los langostinos, el toque ácido de la lima y el exotismo del cilantro, una hierba que, precisamente, da nombre a la productora que Gómez acaba de montar para sacar adelante sus propios proyectos audiovisuales. “He comprado los derechos de una ­trilogía cordobesa que quiero levantar como serie de televisión. Es muy interesante: es una lucha intelectual entre una psiquiatra y un psicópata. A mí me gustan muchos los thrillers”, adelanta. Si no estaba suficientemente ocupada, explica que en esos guiones no solo querría estar involucrada como productora, sino también como actriz. “Tendría que ponerme, a lo mejor después de la primera experiencia digo ‘¡Dios mío, no puedo con esto!”. Pero como con la comida, hasta que no llegue ese momento, no se podrá decidir. “Hasta que no pruebas algo, nunca sabes”. 

Mango en ceviche

Macarena Gómez, un mordisco tropical-cordobés

INGREDIENTES

– 2 mangos.
– 2 cebollas moradas.
– 8 limas.
– 1 manojo de cilantro.
– 1 ají o guindilla fresca.
– 8 langostinos.
– Sal.
– Aceite.

1. Pelar y cortar en láminas la cebolla morada. Añadir a un bol, cortar tres limas y exprimir la mitad de su jugo encima de la cebolla.
2. Quitar la piel de los mangos y cortarlos en dados. Unirlos a la cebolla en el bol y exprimir el resto del jugo de las limas. Salar gustosamente.
3. Picar el cilantro y añadir. Aliñar con el aceite e incorporar el ají picado.
4. Dejar reposar en la nevera antes de servir.
5. En un plato aparte, acompañar con ocho medias limas, sobre las que montaremos los langostinos marinados con el jugo de una lima, sal, aceite y cilantro.

Más información