Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU llega a un acuerdo con México para levantar los aranceles sobre el tomate

Los productores mexicanos aceptan que las autoridades fronterizas estadounidenses refuercen las inspecciones sobre las importaciones

Un agricultor trabaja en la cosecha del tomate en Michoacán, México.
Un agricultor trabaja en la cosecha del tomate en Michoacán, México. EFE

Estados Unidos eliminará los aranceles del 17,5% sobre el tomate mexicano, tras llegar a un acuerdo con los productores del país vecino durante la noche del martes. A cambio de la eliminación de las tarifas, los agricultores mexicanos han aceptado que las autoridades fronterizas estadounidenses inspeccionen el 92% de las importaciones y que auditen a 80 productores cada cuatrimestre. Además, los tomates orgánicos se venderán a un precio 40% superior al de los convencionales. El acuerdo, que entrará en vigor en septiembre, cierra un periodo de incertidumbre comercial para un sector que en 2018 obtuvo 2.000 millones de dólares en exportaciones al vecino del norte.

Las negociaciones empezaron hace más de un año, después de que un grupo de agricultores del Estado de Florida acusara a los productores mexicanos de competencia desleal. En mayo la Administración estadounidense apretó las tuercas. Impuso los aranceles y relanzó una investigación antidumping, suspendida desde hacía 23 años con la condición de que los productores mexicanos vendieran por encima de un precio preestablecido. "Con el anuncio (...), se abrió un grave riesgo para el sector exportador por su impacto en producción y empleo", reza un comunicado de la Secretaría de Economía, publicado este miércoles.

En julio, el Departamento de Comercio de EE UU estimó que el supuesto dumping, como se conoce la venta por debajo de los costes de producción, era del 25%, cifra que abría las puertas a un incremento aún mayor de los aranceles. Inicialmente, EE UU reclamó la inspección sobre la totalidad de las importaciones mexicanas como condición para alcanzar un acuerdo, una premisa que el Gobierno mexicano consideró inaceptable.  

El Ejecutivo del país latinoamericano ha acogido con alivio el resultado positivo de las negociaciones, alcanzado muy poco antes de que venciera el plazo límite. Tendrá una vigencia quinquenal y se revisará en 2024. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha celebrado este miércoles la eliminación de los aranceles y el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, ha dicho en Twitter que el acuerdo "permite mantener abierto el mercado con Estados Unidos".

El tomate es un producto agrícola clave para México, con un millón y medio de agricultores dedicados a su cultivo. Además, es el tercer producto agrícola que más exporta México a EE UU, tras el aguacate y la cerveza. Mario Robles, director de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa, una de las asociaciones involucradas en las conversaciones, ha agradecido a los actores nacionales e internacionales que han apoyado el proceso. 

Del lado estadounidense, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, ha declarado que la renegociación del acuerdo está en línea con la prioridad del presidente Donald Trump de asegurar que los "acuerdos comerciales sean justos y recíprocos". Es un mantra que ha dominado la política comercial de 'América primero' de la actual Administración, que ha seguido una estrategia de tensionar al máximo las negociaciones para alcanzar sus objetivos. 

Desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, las relaciones comerciales entre los dos países vecinos se han tensado. El pasado mes de junio, el presidente estadounidense amenazó con imponer aranceles del 5% a todas las importaciones mexicanas si las autoridades no ponían freno a la inmigración irregular. Al final, ese escenario, que habría sido desastroso para la economía de ambos países, se abortó gracias al compromiso del Gobierno mexicano de endurecer su política migratoria. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información