Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia defiende la liberalización comercial total para bajar los precios

Berasategui achaca la carestía a la concentración de firmas de distribución

Liberalización total para que la libre competencia baje los precios. Tal es el mensaje que lanzó ayer en el Parlamento el presidente del Tribunal Vasco de Defensa de la Competencia, Javier Berasategui, para corregir un hecho constatado por diversos estudios oficiales: "Los precios de los alimentos en Euskadi son los más elevados del Estado y los que más crecen". Berasategui pidió ayer al Gobierno la supresión de las "barreras que limitan la implantación o expansión de las superficies comerciales, y también de las que limitan los horarios y días de apertura".

En una comparecencia en la que desplegó numerosos datos sobre el alza de los precios en la comunidad autónoma, Berasategui atribuyó ese hecho a la existencia de un oligopolio en la distribución (concentración y cuotas de mercado elevadas en mercados geográficos regionales y locales). También resaltó las restricciones de la legislación vasca que regula la actividad comercial. Entre los grupos de distribución destacó la posición de Eroski, con una cuota superior al 50%. Ningún otro grupo la alcanza en el resto de España. Si a Eroski se suman Carrefour y Auchan, rebasan el 65% de cuota en Vizcaya y Guipúzcoa y casi el 90% en Álava (el 85,6% en 2003).

Esta situación, en opinión de Competencia, se ha agravado porque la legislación vasca, lejos de corregir la creación de oligopolios, ha "creado barreras de entrada a nuevas empresas, que tienen como efecto no buscado proteger a las ya establecidas". Por este motivo, la principal petición de Berasategui al Gobierno fue la liberalización de horarios y de condiciones de apertura.

El informe concluye que, más allá de desajustes en la oferta y demanda que han podido impulsar los precios al alza de los productos agrícolas (sobre todo cereales y leche), hay un encarecimiento neto por las altas cuotas de mercado de la cooperativa Eroski. Berasategui fue taxativo al asegurar que esa desproporción no se puede corregir con intervencionismo del Gobierno, como le pidió EA, ni tampoco a base de multiplicar las inspecciones y las sanciones, como le reclamaron desde el PSE. La socialista Joana Madrigal, que había pedido la comparecencia, se mostró contraria a una liberalización total y planteó dotar de más medios a los inspectores. "Es el mercado el que tiene que corregir esos desequilibrios facilitando nuevas instalaciones comerciales, y Competencia vigilando que no haya prácticas anticompetitivas", dijo.

Berasategui llegó a pedir una reconsideración de operaciones autorizadas por la propia Comisión Nacional de Competencia, como la compra de Caprabo por Eroski: "No ha llegado a tener situación de dominio de mercado, pero sí mayor concentración. Quizás debiéramos de revisar nuestras actuaciones".

Eroski salió al paso inmediatamente asegurando que el impacto en la inflación auditado en los más de 1.150 productos de marca propia fue del 2,02% en 2007. "Y el impacto de todos los productos de alimentación en su conjunto, no sólo de Eroski sino también los de otras marcas líderes, fue del 2,6%", indicaron fuentes de la cooperativa del grupo Mondragón. Según sostiene, "esos datos representan la mitad de la incidencia de la inflación. Hemos reducido márgenes [de beneficios] para contener los precios; es decir, todo lo contrario" al informe.

El presidente del tribunal reveló además que el Servicio Vasco de Defensa de la Competencia abrió, a instancia suya, una investigación reservada (fase anterior al expediente sancionador) y realizó una inspección sorpresa en el sector panadero de la comunidad en octubre pasado. Es la primera así realizada por un organismo autonómico.

"Abusos" en la leche

El sindicato agrario EHNE reclamó ayer a las administraciones la constitución de un observatorio de precios para poner fin a la "especulación y los abusos" por parte de los intermediarios y de la industria de los productos derivados de la leche. Tras una concentración frente al Corte Inglés de Vitoria para criticar la bajada de precios "impuesta" por la industria láctea a los productores de leche de vaca, reclamó al Gobierno autónomo y a las diputaciones que adopten medidas para conseguir "unos precios dignos para los ganaderos".

El sindicato consideró que la bajada de seis céntimos de euro del precio del litro de leche pagado a los ganaderos resulta "totalmente inadmisible". Agregó que las explotaciones tienen que soportar unos precios "ridículos" para los terneros.

"Esta imposición deja en una situación muy delicada a las explotaciones actuales, aquejadas por la fuerte carestía de los costes de producción", subrayó. Por el contrario, explicó que "los precios al consumo se mantienen o aumentan", lo que evidencia que "las industrias lácteas y la distribución siguen incrementando su negocio".

Propuestas

- Liberalización. Supresión por ley de las limitaciones de implantación de centros y de los horarios comerciales. Pide a los ayuntamientos que faciliten la expansión de grandes superficies

- Dominio. Propone estudiar a fondo el mercado para evitar situaciones de dominio y de oligopolio.

- Fabricante/vendedor. Estudiar todos los aspectos de esa relación, sobre todo en líneas blancas, para ver si hay alteraciones de precios

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2008

Más información