Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las dudas por el nombre de un vino

Los productores pertenecientes y ajenos a las denominaciones de origen del 'txakoli' se pelean por un buen negocio

¿Qué es el txakoli o chacolí? La respuesta a esta pregunta serviría para cerrar gran parte de los conflictos que separan a los productores vascos de este tipo de vino, dentro o fuera de las denominaciones de origen. Su floreciente negocio ha abierto una dura pelea comercial y ha llevado la cuestión sobre lo que es o no es a los tribunales. Con gran éxito, las denominaciones de origen (DO) lograron que la UE reconociese en un reglamento de 2002 que el txakoli goza de una "mención tradicional específica", es decir, que no es un producto genérico que cualquiera pueda utilizar.

Esta posición ha llevado al Gobierno a perseguir a productores ajenos a las DO, mientras los consejos reguladores de Vizcaya, Getaria y Álava intentaban frenar la comercialización de caldos con este nombre. De esta tesis nacen los expedientes abiertos y la reciente declaración de la Dirección de Consumo de que uno de cada cinco vasos de txakoli que se venden en Euskadi es un simple vino de mesa. El problema es que los expedientados, con procesos abiertos en los tribunales, defienden la tesis de que "chacolí" no es otra cosa que un nombre genérico conforme a la Ley del Vino de 1970 y su reglamento. Algunos agregan que tienen su marca registrada antes del reglamento europeo. Esta pugna es independiente de las irregularidades descubiertas por las inspecciones del Gobierno en el seno de las denominaciones de origen, de las que este diario informó el pasado día 12.

Una asociación de Guipúzcoa plantea ampliar la denominación a toda la provincia

El carácter económico de la disputa resulta más evidente al observar que se ha creado una Asociación de Agricultores para la Creación de la Denominación de Origen Txakoli de Gipuzkoa. Sus promotores quieren participar de la tarta y aducen que históricamente se ha cultivado en más zonas que las propias DO. El primer diccionario en español, redactado por la primera Real Academia Española (RAE) y conocido como de Autoridades, define "chacolí" como un "vino de baxa calidad y poca substancia, por no llegar la uva de que se hace a perfecta madurez, por cuya causa es de poca duración. En España sólo se haya en las provincias de Vizcaya y Montañas de Burgos".

Ya aquel primer glosario, que se completó entre 1726 y 1739, consideraba el chacolí como un nombre común, un tipo de vino en concreto, que en sucesivas ediciones del diccionario de la RAE se definirá como "vino tinto y algo agrio" (1780) o "vino ligero y algo agrio que se hace en las provincias vascongadas y en la de Santander con la uva poco azucarada que se da en aquella región" (1899). En la edición de 1956 se suma a los territorios citados Chile como lugar en el que también se elabora este vino. El txakolí también se ha producido tradicionalmente en el País Vasco francés, según el Diccionario General Vasco de Luis Michelena. Desde que las tres DO que elaboran txakoli en Euskadi se atribuyeran la propiedad de este sustantivo que define un tipo de vino amargo, la restricción se ha impuesto.En Vizcaya, se da el caso de que la bodega que elabora en el término de Villaverde de Trucíos, enclave cántabro en las Encartaciones, llama a su vino Tejea verde al no poder usar el genérico "chacolí".

Por otra parte, la empresa Bodegas Gurrutxaga solicitó 20 hectáreas como derechos de plantación, y no fue esa cifra las que recibió como se informaba el pasado día 13.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de noviembre de 2006