EE UU acelera los ensayos de un nuevo tratamiento antisida

En España se aplicará de forma experimental a 50 pacientes con resistencias a otros fármacos

El arsenal terapéutico contra el VIH está a punto de incorporar una nueva familia de fármacos, los inhibidores de la integrasa. Los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses (NIH, el equivalente al Ministerio de Sanidad) han decidido acelerar los ensayos para que estos medicamentos estén disponibles lo antes posible. En principio, su uso se reservará para pacientes cuyo virus haya desarrollado resistencias a las tres familias de medicamentos existentes.

Hacía cuatro años que una nueva familia de medicamentos para el sida no llegaba a las últimas fases de su ensayo. Los inhibidores de la integrasa actúan impidiendo que la copia del material genético del virus se integre en el ADN de los linfocitos. Este paso es fundamental para la reproducción del virus en el organismo: al camuflar sus genes entre los de la persona infectada, el VIH -un parásito que no puede prosperar sin ayuda- pone a su disposición todo el sistema de producción de proteínas de la célula.

Las tres familias de fármacos existentes hasta ahora actúan en otros pasos del ciclo vital del virus [ver gráfico]. Por eso los expertos confían en que el nuevo medicamento funcione en pacientes cuyo virus se haya hecho resistente a los antivirales ya existentes. El "programa de acceso expandido" que han aprobado las autoridades de Estados Unidos (un método similar al llamado uso compasivo en España) consiste en que se permite que el fabricante del producto -que fabrica MSD y cuyo nombre en clave es MK-0518- amplíe el número de personas que lo toman. Con ello se facilita la consecución de resultados en el ensayo clínico, y a la vez se permite que más enfermos usen un medicamento de resultados esperanzadores.

Esta posibilidad de entrar en un tratamiento nuevo antes de que esté aprobado ha hecho que las asociaciones de afectados se hayan interesado por el acceso. El español Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (GTT) se ha dirigido al fabricante, y ha recibido como respuesta que para España se reservan 50 tratamientos experimentales. Esta cantidad es "insuficiente", ya que los posibles beneficiarios son unos 500, afirma la ONG.

El drama africano

Por otro lado, Unicef ha denunciado que cerca del 99% de las madres infectadas por el virus del sida en África no están tomando los medicamentos necesarios para evitar que la enfermedad se extienda a los fetos, dando lugar a "un ciclo de negligencia" que afecta a más de 4,2 millones de niños en el oeste y en el centro del continente. Según Unicef, sólo el 1,3% de las mujeres embarazadas infectadas en esas regiones tiene acceso a los retrovirales que podrían impedir que los niños contrajeran el virus. Como resultado de estas políticas, cerca de 22.000 bebés nacen al año infectados y menos del 1% recibe tratamiento. Las últimas cifras señalan que cerca de 680.000 niños menores de 14 años se encuentran infectados en esa parte del continente, informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50