Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cifra de afectados de salmonela por el consumo de pollo se eleva a 2.546

La cifra de intoxicados por salmonela debido al consumo de pollos del grupo Sada se ha elevado a 2.546. Los afectados se extienden por todo el territorio nacional salvo Canarias y Melilla. Las provincias con un mayor número de intoxicados son Valencia (326), Murcia (267), Alicante (148), Ciudad Real (127) y Madrid (120), que concentran el 39% de los casos. El Ministerio de Sanidad insiste en que desde el pasado 1 de agosto no se han detectado nuevos casos de salmonela. Según el ministerio, todavía sigue aumentando el número de intoxicados porque se están confirmando casos que antes eran sospechosos y se están computando pacientes que están regresando de vacaciones de comunidades autónomas diferentes a la de su residencia.

La consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha está terminando de tramitar el expediente administrativo abierto a Sada tras conocerse los primeros casos de salmonela, el pasado 26 de julio, para precisar el tipo de infracción cometida y la responsabilidad de la empresa. El consejero de Sanidad de esta comunidad, Roberto Sabrido, donde radica la empresa Sada, comparecerá ante las Cortes de esta comunidad para dar cuenta de los brotes de salmonela, previsiblemente el 31 de agosto, informa Efe.

Los afectados están presentando ya las primeras reclamaciones a la empresa Sada por los perjuicios derivados de la intoxicación. La Federación de Consumidores en Acción (Facua), que está tramitando varias, aconseja a todos aquellos que quieran solicitar una indemnización que pidan un informe médico en el centro sanitario donde hayan sido atendidos. Recomiendan, también, que se conserven todos los elementos que puedan servir para demostrar la relación causa-efecto entre el consumo del pollo y la infección (como restos del producto, el envoltorio o recibos de compra). La cuantía de las indemnizaciones, según Facua, dependerá del número de días de baja, la secuelas de la intoxicación y la acreditación de otros perjuicios causados como gastos en taxis o cancelación de vacaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de agosto de 2005