Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet mantuvo 125 cuentas en bancos de EE UU durante 25 años

La cúpula militar de la dictadura canalizó parte de los fondos

El ex dictador chileno, Augusto Pinochet Ugarte, mantuvo durante 25 años 125 cuentas bancarias y de valores en importantes instituciones financieras de Estados Unidos, según reveló ayer el subcomité de investigaciones permanentes del Senado del país. Todas las cuentas fueron cerradas en los primeros meses del año 2000, mientras Pinochet permanecía en Londres bajo arresto, pendiente de si se aprobaba su extradición a España.

El dinero que se movió en las citadas cuentas fue reintegrado al ex dictador. Dos entidades españolas -el Santander Central Hispano (SCH) y el Banco de Sabadell- colaboraron con la investigación.

El senador Carl Levin, miembro del subcomité de investigaciones permanentes del Senado, explicó ayer, al resumir los hechos probados, que el Banco Riggs, con sede en Washington, -que reconoció en julio de 2004 haber actuado como tapadera del ex dictador chileno-, dijo sólo parte de la verdad. Según Levin, la relación entre el Riggs y Pinochet no se limitó a un periodo de ocho años sino que canalizó sus fondos durante 25.

El Riggs tampoco identificó una serie de cuentas bancarias y de valores según se le había solicitado. La nueva documentación permite ver las confesiones de julio pasado, que dieron lugar al primer informe sobre las cuentas secretas de Pinochet en el Riggs, como la punta del iceberg. En ese documento, el Riggs admitía haber gestionado en las cuentas secretas, en Miami y en Londres, hasta ocho millones de dólares. Todo el dinero fue recuperado clandestinamente por un acuerdo del Riggs con Pinochet, cuando fue puesto en libertad en marzo de 2000.

El informe anticipado ayer acredita que Pinochet abrió cuentas en los bancos Citibank de Nueva York, Espirito Santo, en Miami, Banco de Chile, en EE UU, Banco Atlántico, ahora bajo control del Banco Sabadell, y la banca privada Coutts & Co., que en 2003 pasó a ser controlada por el SCH. En el caso del Citygroup, el subcomité no ha podido evaluar la cantidad transferida por la multitud de operaciones realizadas. Fuentes del banco estiman que no ha sido menor de cinco millones de dólares. Uno de los hallazgos del informe es que militares chilenos canalizaron grandes sumas de dinero para que Pinochet las ingresara en una cuenta bajo su control.

El subcomité resumió los hechos probados en cuatro puntos:

- Fondos. Pinochet empezó a depositar fondos en el Riggs en 1979, cuando era el presidente de facto de Chile y la dictadura atravesaba una etapa de represión y ejecuciones de opositores. En lugar de las nueve cuentas confesadas por el Riggs, Pinochet llegó a tener 28.

- Militares implicados. Militares chilenos abrieron ocho cuentas secretas en el Riggs, entre 1981 y 2004, para canalizar 1,7 millones de dólares a favor de Pinochet. Esta suma fue depositada en el banco Espírito Santo. Entre los militares citados figuran el número dos de Pinochet en el Ejército, el general Guillermo Garín y el general Jorge Vallerino. Ambos estuvieron a cargo de la Casa Militar en el Palacio de La Moneda. Bajo ese nombre se abrió una cuenta en el Riggs.

- 125 cuentas. Durante 25 años, Pinochet mantuvo al menos 125 cuentas en EE UU.

- Nombres falsos. Las entidades colaboraron en la transferencia de fondos de acuerdo con la ley de lavado de dinero vigente en EE UU. Muchas cuentas se abrieron con pasaporte diplomático (en 1996) y cambiando el nombre de Pinochet por el de José Ramón Ugarte, Augusto Ugarte, y otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2005