Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La división de Europa | AMENAZA DE GUERRA

Cisma en Europa por la crisis de Irak

La Eurocámara asegura en una resolución que hoy "no se justifica el recurso a la acción militar"

La carta abierta difundida ayer por ocho líderes europeos para reclamar que Europa cierre filas con EE UU en la crisis de Irak ha hecho más profunda la brecha que divide a la UE y arroja más trabas al objetivo de que la Unión se exprese con una sola voz en política exterior, según coincidieron ayer en asegurar numerosas fuentes oficiales y diplomáticas en Bruselas y en varias capitales de países no firmantes del texto. Incluso el presidente de turno de la UE, Costas Simitis, primer ministro de Grecia, criticó la iniciativa porque "no contribuye a una aproximación común al problema". El documento está firmado por los líderes políticos de cinco miembros de la UE (Reino Unido, España, Italia, Portugal y Dinamarca) y tres candidatos a la misma para 2004.

Estos tres candidatos pertenecen a la OTAN y son Hungría, Polonia y la República Checa. Eslovaquia se sumó posteriormente. El portavoz de la Casa Blanca ya anticipó el pasado día 23 de que, en caso de guerra, EE UU podía contar con varios países europeos. Acertó en general, pero no citó a Portugal, a Dinamarca ni a Hungría. Sí lo hizo, sin embargo, con Rumania, Bulgaria y los tres países bálticos.

Con la carta, que reclama "unidad y cohesión" entre Europa y Estados Unidos, sus firmantes han mostrado su mayor proximidad a Washington, aun a costa de dificultar una mayor aproximación en los Gobiernos europeos, divididos hoy en dos bloques, aunque con matices: el primero, enfrentado a EE UU, formado por Alemania, Francia, Bélgica y Luxemburgo; el segundo, alineado con Washington, integrado por Reino Unido, Alemania, España e Italia, a los que ahora se suman Portugal y los países citados del Este, un grupo bautizado ayer como "el Club de los Ocho".

Las duras críticas a la misiva "no son tanto por el contenido, sino sobre todo por la forma, por el ánimo de los firmantes de singularizarse ante Washington", aseguran fuentes diplomáticas en Bruselas. La presidencia de la UE, la griega, alabada por lograr el lunes pasado la opinión común europea sobre Irak, "no fue informada ni invitada a firmar", se lamentó ayer un portavoz oficial de Grecia. Simitis, cuentan, habló el miércoles por la tarde con Blair, pero éste no le dijo nada. Fue después cuando se enteró el primer ministro griego, porque se lo explicó en Atenas el primer ministro de Hungría, Peter Medgyessy, uno de los firmantes. Simitis se quejó ayer en un comunicado de "la manera" en que se ha gestado la iniciativa, recordando que "la UE ambiciona una política exterior común" que no se logrará con esas fórmulas.

Tampoco fue informado el alto representante para la Política Exterior de la UE, Javier Solana, pese a sus esfuerzos por lograr una posición común europea ante la crisis y por mantener unas firmes relaciones entre Europa y Washington. Solana, a través de sus portavoces, anunció ayer que seguirá trabajando por lograr esa posición común. Pero, de entrada, ha quedado lesionado el objetivo de que los cuatro países de la Unión en el Consejo de Seguridad (Francia, Reino Unido, Alemania y España) mantengan una "concertación" en sus actuaciones.Tampoco el comisario de Exteriores, el británico Chris Patten, sabía nada del documento.

Documento inspirado

Un portavoz oficial francés intentó restar ayer importancia a lo ocurrido e incluso dijo que "Francia suscribe muchas partes del documento". Extraoficialmente, otras fuentes señalaron que el documento parecía inspirado por Washington. También recordaron que, salvo el Reino Unido, los firmantes apenas aportarían tropas en caso de conflicto, mientras París sí lo hará, si finalmente aceptra una resolución de la ONU en esa línea.

Por su parte, un portavoz oficial alemán recordó que "la fuerza de la UE reside en que tenga una posición común" basada en lograr resolver la crisis por medios diplomáticos. Entre los invitados a firmar el escrito, sólo la proestadounidense Holanda tuvo una reacción más europeísta al negarse a suscribirla "para no acentuar las diferencias". Desde Austria, la ministra de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, se declaró "decepcionada" por el documento. "No se puede más que rechazar la falta de unanimidad que evidencia esta carta", afirmó el primer ministro belga, Guy Verhofstadt. "No estamos en un mundo perfecto", se limitó a señalar al respecto el portavoz de Romano Prodi.

Europeos "leales"

La hipótesis de una posible inspiración norteamericana de la carta cobró más fuerza cuando se supo que la invitación a difundir el documento, publicado en una docena de periódicos, partió del diario conservador estadounidense The Wall Street Journal, y que el español José María Aznar aceptó escribir un borrador. Inspirada o no por Washington, con la carta "EE UU parece preferir trabajar más con cinco europeos leales que con los Quince, y eso es lo más preocupante", dice un alto diplomático.

Entre algunos firmantes quedó claro que su intención es incidir en su alineamiento con EE UU. Así, el ministro italiano de Exteriores, Franco Fratini, declaró que es necesario que Europa siga "unida y aliada" a Estados Unidos. "Ante las posiciones de Alemania y Francia, Blair y Aznar han dejado claro a Washington con quién puede contar frente a Sadam, con o sin el apoyo de la ONU", aseguran fuentes oficiales en Bruselas. La misiva se ha difundido coincidiendo con las visitas de Berlusconi y Blair a Washington, mientras Alemania y Francia, no invitadas a firmar la misiva, sostienen una posición enfrentada a Washington en el Consejo de Seguridad y en la OTAN. Y también con un revitalizado eje franco-alemán que intenta imponer sus tesis sobre el futuro de Europa.

En el Parlamento Europeo quedó ayer patente la división en Europa. Por 287 votos a favor, 209 en contra y 6 abstenciones (hay 626 eurodiputados), la cámara aprobó una resolución en la que, como advertencia a EE UU y algunos Gobiernos europeos, se asegura que las "violaciones señaladas por los inspectores no justifican el recurso a la acción militar". El Partido Popular Europeo (PPE), el mayoritario con 232 escaños, votó en contra al no admitirse una enmienda suya en la que se refería a "violaciones continuas y graves" por parte de Irak.

Tras la sesión, el presidente de los socialistas, Enrique Barón, subrayó que la resolución es "un no a la guerra unilateral". Su compañero alemán Janis Sakellariou, coordinador de relaciones internacionales del grupo, agregó: "El Parlamento ha reaccionado a la carta", porque sus firmantes deben "mostrar solidaridad con la UE, y no dar mayor importancia a la solidaridad con EE UU". Por el contrario, el dirigente del PP español Gerardo Galeote calificó el acuerdo de "falso pacifismo demagógico e irresponsable".

DIARIO DEL CONFLICTO

CONSECUENCIAS EN EUROPA

- La carta de los ocho. La carta abierta firmada por los líderes del Reino Unido, España, Italia y otros cinco países europeos evidencia la división europea en la crisis de Irak y causa malestar en Bruselas.

- La Eurocámara se opone. El Parlamento Europeo se declara "opuesto a cualquier acción militar unilateral" en Irak. La resolución, con el voto en contra del Grupo Popular, afirma que un "ataque preventivo atenta al derecho internacional".

DIPLOMACIA

- Entrevista Aznar-Blair en Madrid. Los dos dirigentes coinciden en que si Irak no cumple, habrá ataque con o sin el visto bueno de la ONU. También defienden que su carta no divide a Europa.

- Bush recibe a Berlusconi. El primer ministro italiano respalda plenamente los planes de Bush. "Cuando veo la bandera de EE UU no sólo veo la bandera de una nación, sino el símbolo de la libertad", asegura Berlusconi.

ACTIVIDAD MILITAR

- Reservistas británicos. Londres anuncia la llamada a filas de otros 4.500 reservistas, lo que eleva a 6.000 los movilizados. En total, el Reino Unido planea contribuir al esfuerzo bélico con 30.000 soldados.

LAS PRÓXIMAS FECHAS CLAVE

- 31 de enero. Bush recibe a Blair en Camp David.

- 5 de febrero. Powell promete presentar en el Consejo de Seguridad pruebas de que Irak engaña a los inspectores.

- 8 de febrero. El secretario de Defensa de EE UU, Donald Rumsfeld, se entrevista con su homólogo alemán, Peter Struck, en Múnich. Reunión de ministros de Defensa y Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico en Arabia Saudí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003

Más información