Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA

Aznar impulsó la carta de apoyo a Bush y llamó a Blair para buscar a otros firmantes

'Wall Street Journal' quería un comentario del jefe de Gobierno español y otro de Berlusconi

El Wall Street Journal quería un texto de opinión en el que José María Aznar explicase su postura. Pensaban completarlo con una aportación de Silvio Berlusconi. Sin embargo, el diario recibió un texto conjunto firmado por múltiples líderes europeos y convertido en una declaración de apoyo entregado a la política de EE UU frente a Irak. Fuentes del diario consultadas por EL PAÍS aseguran que fue Aznar quien decidió convertir la oferta en una declaración conjunta y quien movilizó a Tony Blair para sumarse y buscar mandatarios europeos que aceptaran firmar la declaración.

La idea surgió en el departamento de Opinión de The Wall Street Journal, acostumbrado a publicar en sus páginas "cartas abiertas" de líderes políticos y económicos.

Decidieron ofrecer un espacio editorial a dos líderes europeos cuyo apoyo inalterable a la política exterior de George W. Bush es menos conocido en EE UU que el de su socio habitual, Tony Blair. Cursaron la invitación sólo a dos líderes, según las fuentes del diario consultadas por EL PAÍS: José María Aznar y Silvio Berlusconi.

A partir de ahí, The Wall Street Journal y la empresa editorial de la que depende dieron un paso atrás y dejaron que la oferta siguiera su curso, con la esperanza de recibir dos artículos en los días posteriores. El diario nunca pidió una pieza conjunta, aunque se mostró "encantado" cuando la propuesta inicial quedó reconvertida en lo que finalmente se ha publicado.

Multilateral

Cuando José María Aznar recibió la propuesta de redactar un artículo de opinión para el diario neoyorquino, decidió comunicárselo inmediatamente a Tony Blair y proponerle la idea de convertir el texto en una declaración multilateral firmada por el mayor número de líderes europeos que quisieran poner su firma en el texto, según contaba ayer The Wall Street Journal. En La Moncloa, siempre según el relato de este periódico, se redactó un esquema con los parámetros políticos que debía contener el texto, pero, por razones más gramaticales que políticas, fueron los británicos los encargados de convertir ese boceto en un borrador de trabajo.

Aznar y Blair decidieron repartirse el trabajo de convencer a otros líderes políticos europeos. Blair trabajó la zona centroeuropea mientras Aznar conseguía la firma de Portugal y se aseguraba de que Berlusconi daba su bendición al nuevo formato que había adoptado lo que en principio iba a ser un artículo breve de opinión. Tony Blair también intentó lograr el apoyo de Holanda, pero el Gobierno de este país declinó la invitación para no decantarse en lo que ya parecía un debate entre la vieja y la nueva Europa.

Alemania y Francia nunca fueron invitadas a revisar el texto.

El presidente checo, Václav Havel, accedió a firmar la carta después de consultas con su legación diplomática en Washington. Su respuesta afirmativa llegó a última hora del miércoles, tan tarde que en algunas ediciones del diario aparecen sólo siete firmantes en lugar de ocho (ayer también se sumó Eslovaquia).

El viernes pasado, la Casa Blanca tuvo conocimiento de que la carta estaba redactándose porque así se lo comunicó un alto cargo del Gobierno español. El sábado, Berlusconi se lo confirmó personalmente a Bush en una conversación telefónica. La Casa Blanca se mantuvo en un discreto segundo plano para que nadie acusara al Gobierno estadounidense de promover la iniciativa, aunque fuentes de la presidencia aseguran que estaban "entusiasmados" con la idea. En su edición de ayer -la que contenía la carta- The Wall Street Journal titula: "La carta de ocho países aísla a Francia y Alemania y suaviza el sendero hacia la guerra". La foto de José María Aznar es la primera en el gráfico con las ocho imágenes de los firmantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 2003