Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA

Bush : "Un segunda resolución de la ONU será bienvenida si obliga a Sadam a desarmarse"

El presidente de EE UU reitera de nuevo que tomará una decisión definitiva "en sólo semanas, no meses"

Bush : "Un segunda resolución de la ONU será bienvenida si obliga a Sadam a desarmarse"
ELPAIS.es

"Cualquier intento de retrasar el proceso no semanas sino meses se encontrará con la resistencia de Estados Unidos", ha vuelto a reiterar esta tarde George W. Bush tras su reunión con el primer ministro británico Tony Blair en Camp David. El presidente de EE UU ha puesto una vez más el énfasis en la necesidad urgente de desarmar a Sadam Husein, pero ha dejado abierta la posibilidad de aceptar una segunda resolución de la ONU antes de tomar una decisión definitiva. "Será bienvenida si obliga a Irak a desarmarse", ha afirmado Bush, que ha puntualizado sin embargo que "no es necesaria" porque la resolución 1.441 es suficiente para conseguir este fin, aunque sea con la fuerza de las armas.

Bush no alberga ninguna esperanza de que Sadam Husein ayude a los inspectores en sus trabajos en Irak, puesto que, en su opinión, "lleva jugando a engañarles durante más de 12 años". El presidente estadounidense ha vuelto a insistir en que lo único que puede hacer el líder iraquí es deshacerse de su arsenal, y si no lo hace, "a través del proceso de la ONU" se le desarmará, puesto que es "un peligro para el mundo".

Precisamente en este sentido, Tony Blair ha relacionado el peligro del terrorismo internacional con las armas de destrucción masiva que tienen, en su opinión, países como Irak: "Son dos amenazas que hay que afrontar, porque si no acabarán uniéndose".

El apoyo de Aznar y Berlusconi

Ayer, Bush se reunión con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, al que agradeció la carta firmada por nueve líderes europeos (entre ellos, además del italiano, el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente del Gobierno español, José María Aznar) apoyando su política.

Con Berlusconi, Bush dejó abierta todavía una posible salida negociada a la crisis: el exilio del líder iraquí, Sadam Husein, sería "bienvenido" y "aceptado de buen grado". Lo que parece seguro es que cualquier otra opción pasa por una intervención militar, y además, "al margen de lo que ocurra con Husein, el objetivo del desarme de Irak será el mismo".

Blair llegó de madrugada a Washington, tras hacer una breve escala ayer en Madrid para reunirse con Aznar. "Sadam Husein tiene que entender que cooperar [con los inspectores de la ONU] significa cooperar plenamente", manifestó en España el primer ministro británico, que precisó que "si el proceso de desarme de Irak no se produce con los inspectores, tendrá que ocurrir por la fuerza", y no puso la aprobación de la ONU como condición de un eventual ataque. También Aznar se mostró abierto a todas las posibilidades, cuando dijo: "Pretendo, deseo y prefiero que esta cuestión siga desarrollándose en el marco de la ONU".

El siguiente paso de Bush

Tras la conversación con Berlusconi y con Blair, Bush deberá decidir sus próximos pasos. Además de escuchar el informe actualizado de los inspectores en Irak, el próximo 14 de febrero, Washington espera aumentar la lista de apoyos internacionales, lo que dependerá en gran medida de las pruebas que pueda presentar contra Sadam Husein.

Bush puede optar por una segunda resolución en la ONU sólo si cuenta con votos para sacarla adelante y ningún veto en contra y si incluye expresamente el uso de la fuerza a partir de una fecha determinada. En caso contrario —como es el caso en estos momentos—, podría inclinarse por fijar unilateralmente un ultimátum que permita iniciar la evacuación de los inspectores antes del ataque.

Más información