Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

Karzai incluye en su Gobierno a uno de los 'señores de la guerra'

Abul Rashid Dostum, el caudillo de Mazar-i-Sharif, nuevo viceministro de Defensa

El presidente provisional de Afganistán, Hamid Karzai, nombró el lunes viceministro de Defensa a Abdul Rashid Dostum, un señor de la guerra con fama de cambiar de bando con tanta facilidad como de camisa. De etnia uzbeka, Dostum forma parte de la Alianza del Norte, la coalición que ayudó a derrotar a los talibanes, pero es también uno de los comandantes muyahidin que entre 1992 y 1996 destrozaron Kabul con sus disputas internas y facilitaron la entrada en la capital de los estudiantes islámicos radicales.

La entrada de Dostum en el Gabinete es un claro intento de Karzai por aglutinar al mayor número posible de facciones para reconstruir el país y no caer en los mismos errores del pasado.

En los últimos 20 años, Dostum ha sido aliado de los soviéticos, de los talibanes y del legendario líder de la Alianza del Norte, Ahmed Shah Masud. A mediados de los noventa gobernó un mini-Estado en su feudo de Mazar-i-Sharif, que llegó a tener moneda y líneas aéreas propias. Quería ser ministro de Asuntos Exteriores, pero el puesto ha recaído en el tayiko Abdulá Abdulá, que ya ejercía el cargo con la Alianza del Norte. Como viceministro de Defensa estará bajo las órdenes de otro tayiko, Mohamed Fahim, auténtico hombre fuerte de Kabul. Dostum se opuso en un principio al acuerdo de Bonn, que propició la formación de la Administración interina, pero su presencia en la toma de posesión de Karzai, el pasado sábado, fue interpretada como una señal de respaldo a la transición.

Los ministros del Gobierno provisional comenzaron el jueves a ocupar sus oficinas, la mayoría de ellas destrozadas por años de guerra y de pillaje. La mayoría de los funcionarios afganos lleva meses sin cobrar sus salarios. Para facilitar el funcionamiento de los ministerios, la ONU ha regalado a cada departamento un juego de oficina, en el que hay un ordenador, una silla y material de trabajo.

En su segundo día como presidente de Afganistán, Karzai se reunió con un superviviente del convoy que el pasado viernes fue atacado por la aviación estadounidense en el este de Afganistán. Al menos 60 personas murieron en el incidente, ocurrido cerca de la localidad de Khost, en la provincia de Patkia, y cuyas circunstancias siguen siendo muy confusas.

En contra de las versiones que llegan de la zona, el ministro de Fronteras, Amanulá Zadrán, afirmó ayer que en el convoy viajaban cuatro líderes de Al Qaeda. 'Creo que las rivalidades entre las distintas tribus pueden haber causado el incidente', dijo Zadrán, quien señaló que los integrantes del convoy dispararon contra los aviones estadounidenses. Sin embargo, la población local asegura que las víctimas eran notables que se dirigían a Kabul para asistir a la ceremonia de toma de posesión del Gabinete. Un líder pastún de la zona afirmó a la agencia Afghan Islamic Press que Karzai se arriesga a una insurrección si EE UU continúa bombardeando la zona. Según AIP, de tendencia protalibán y con sede en Islamabad, comandos estadounidenses han detenido a Abdul Haq Waseeq, uno de los principales responsables del aparato de seguridad talibán en la provincia de Ghazni, al sur de Kabul.

Por su parte, el portavoz de la coalición internacional liderada por EE UU, Kenton Keith, declaró en Islamabad que Osama Bin Laden podría haber muerto en las montañas de Tora Bora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de diciembre de 2001