Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

Bin Laden llama "héroes" a los autores de los atentados del 11 de septiembre

Kabul asegura que el líder de Al Qaeda se encuentra en las montañas de la frontera paquistaní

Osama Bin Laden aún sigue vivo. Y EE UU sigue siendo el centro de los ataques del último mensaje del jefe del grupo terrorista islámico Al Qaeda, difundido íntegramente ayer por el canal de televisión Al Yazira de Qatar. Sin asumir abiertamente su implicación en los 'benditos' atentados del pasado 11 de septiembre en Nueva York y Washington, el multimillonario saudí llama en el vídeo, grabado supuestamente en Ramadán (entre noviembre y diciembre), a 'proseguir la yihad [guerra santa] contra EEUU en los planos militar y económico'. 'El fin de EE UU está próximo', auguró Bin Laden.

Según afirma el líder de Al Qaeda, 'es muy importante golpear contra sectores clave de la economía [de EE UU] porque ahí está la base de su poder militar. Si su economía se ve afectada, comenzará a preocuparse', insistió un Bin Laden más delgado que en los anteriores vídeos difundidos tras el 11-S y visiblemente cansado. El millonario saudí mostró sus dotes de orador a la vieja usanza islámica, en una intervención cuajada de parábolas.

El hecho de que apenas moviese el brazo izquierdo durante la grabación del vídeo, de 34 minutos de duración, ha hecho sospechar que sufra alguna herida, ya que sólo subrayaba sus intervenciones con gestos de la mano y el brazo derechos.

'Los ataques en Afganistán contra los combatientes talibanes y los muyahidin árabes han mostrado la debilidad del Gobierno norteamericano y la fragilidad de sus soldados', afirma en la grabación difundida por Al Yazira. 'A pesar de su tecnología militar punta [los soldados estadounidenses] han sido incapaces de actuar sin el apoyo de renegados e hipócritas', agregó Bin Laden en una clara alusión a la Alianza del Norte, la coalición antitalibán que ha apoyado la campaña de EE UU en Afganistán.

En otro momento de la grabación, que llegó a Al Yazira, según aseguran sus responsables, por correo privado urgente y sin un remitente claro desde Afganistán, Bin Laden reveló que los 19 autores de los ataques suicidas contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono en Washington, así como de la caída de un cuarto aparato en Filadelfia, eran jóvenes procedentes de países árabes, y en concreto 15 de ellos - 'llegados del país de las santas mezquitas'- eran de nacionalidad saudí, como él. 'Otros vinieron de los Emiratos [Árabes Unidos], Mohamed Atta, de Egipto, y otros del Levante [sin precisar si se refería a Líbano o a otro país del Mediterráneo oriental'. Bin Laden se jacta también de que los terroristas se entrenaron como pilotos 'en el corazón del enemigo'.

'No importa que estemos vivos o muertos, el declive de Estados Unidos es inminente', proclama Bin Laden en el vídeo, en el que se humedece constantemente los labios con la lengua, un gesto habitual de los creyentes durante el ayuno del Ramadán.

Las pistas sobre el paradero del millonario saudí apuntan de nuevo hacia Pakistán. Un portavoz del Ministerio de Defensa afgano aseguró ayer en Kabul que Bin Laden sigue todavía con vida y se encuentra en las montañas de la zona fronteriza entre Pakistán y Afganistán. 'Tras la eliminación de su último bastión en Tora Bora [este de Afganistán], atravesó hace una semana la frontera con algunos de sus seguidores fieles y desde entonces se mueve por las montañas', precisó la misma fuente oficial afgana, que también precisó que el hombre más buscado por EE UU 'cuenta con la protección' de grupos islamistas paquistaníes'.

Para el Gobierno de Islamabad, esta información sólo sirve 'para ser arrojada a la basura'. Un portavoz gubernamental paquistaní aseguró que el Ejército ha sellado la frontera.

En la misma línea que el Ministerio de Defensa, el ministro del Interior afgano, Yunus Qanoni, expresó la 'fuerte presunción' de su Gobierno de que el último vídeo de Bin Laden haya sido grabado fuera de Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de diciembre de 2001