Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una gran biblioteca ofrece en Internet 2.000 obras en castellano

El centro virtual permite a cualquiera copiar los textos gratuitamente

Es la primera gran biblioteca española que se inaugura con un clic de ratón. Emilio Botín, presidente del Banco Santander Central Hispano (BSCH), pulsó ayer el botón a las doce en punto y abrió en la Universidad de Alicante la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, con 2.000 obras clásicas de la lengua castellana que cualquier persona con acceso a Internet puede copiar gratuitamente. En unos años se prevé elevar esa cifra a 30.000 títulos.

Desde ayer, cualquier conocedor de la lengua castellana, sea desde España, desde América Latina o desde cualquier parte del mundo, puede conectarse a la nueva biblioteca tecleando en su ordenador cervantesvirtual.com y copiar sin más coste que el de la conexión telefónica obras de 400 autores que recorren la historia de la literatura española desde el periodo clásico a principios del siglo actual.Están Cervantes, Quevedo y Lope de Vega, pero también Clarín, Pardo Bazán o Larra, algunas de cuyas obras fueron las primeras en ser digitalizadas e introducidas en la base de datos de la biblioteca virtual. Y junto a los españoles hay una nutrida representación de latinoamericanos: cubanos como Alejo Carpentier, pero también el liberador José Martí, representantes de la etapa colonial como sor Juana Inés de la Cruz o el Inca Garcilaso y de las nuevas repúblicas como Rubén Darío o Mario Benedetti.

Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA y miembro de la Real Academia Española, subrayó durante la inauguración que la biblioteca se ha abierto a la vez a ambos lados del Atlántico y sostuvo que iniciativas como ésta son valiosas para mantener la unidad del idioma. Aseguró que, a la vuelta del verano, un acuerdo de las academias española y americanas con la industria va a propiciar que el idioma que se utilice en Internet sea el mismo en cualquier país.

Cultura escrita y papel

Cebrián distinguió entre la cultura escrita en sí y el papel, que hasta ahora ha sido su soporte. Si se cumpliera el objetivo de que la población mundial accediera de forma generalizada a la cultura "no habría bosques suficientes para fabricar el papel" que necesitarían. "Acabaríamos con el planeta para que la mayoría se culturizara", precisó. "Hemos de recibir con entusiasmo los soportes que no sean el papel", sostuvo. Y agregó: "La cultura del libro tiene un gran futuro gracias a las nuevas tecnologías".Fernando Rodríguez Lafuente, director del Instituto Cervantes, aseguró en su intervención algo que de una u otra manera habían apuntado todos los participantes: "Por primera vez se puede cumplir el sueño de la biblioteca universal, que incluya todos los libros publicados, todos los textos escritos".

Un paso firme para que esa enorme biblioteca accesible a través de Internet contenga toda la cultura en castellano es precisamente el centro virtual creado por la Universidad de Alicante, que se ha adelantado a las grandes universidades españolas y americanas. De iniciativas dispersas que incluyen unos pocos títulos se ha pasado a este ambicioso proyecto que colocará en la red 30.000 títulos en unos años.

Para que la iniciativa se haya convertido en realidad ha sido básica la financiación proporcionada por la Fundación Marcelino Botín y el BSCH. El presidente del banco, Emilio Botín, aseguró que con el apoyo a iniciativas así "estamos haciendo país", y resaltó que el idioma castellano otorga a las empresas españolas "una ventaja comparativa" en América Latina. El banquero animó a los rectores de las universidades a que también preparen a los jóvenes "para ser empresarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1999