Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOBEL DE MEDICINA Y FISIOLOGÍA

Dos quejas de peso por la exclusión de Moncada

Numerosos médicos y biólogos del ámbito hispano han hecho notar estos días una ausencia llamativa en la concesión del último Nobel de Medicina y Fisiología: la del científico hondureño Salvador Moncada, que realizó en los años ochenta, cuando trabajaba en los laboratorios Wellcome de Londres, importantes contribuciones a la identificación del óxido nítrico como el factor de relajación vascular. Según informa el último número de la revista Nature, a esas voces de protesta se han unido las de dos antiguos galardonados con el Nobel de Medicina: John Vane y César Milstein.

Vane, premiado en 1982 por sus trabajos sobre las prostaglandinas, ha lamentado que las contribuciones de Moncada no hayan sido reconocidas con el máximo galardón. Sin embargo, se da la circunstancia de que el propio Vane había propuesto para el Nobel a dos de los recién premiados: Furchgott -sin el cual "ese campo ni siquiera existiría"- e Ignarro.

César Milstein, del Laboratorio de Biología Molecular del MRC en Cambridge (Reino Unido) y premio Nobel en 1984 por la invención de los anticuerpos monoclonales, ha sido más explícito. Según él, Moncada fue el primero en "tomarse en serio" la sugerencia de Furchgott e Ignarro de que el factor relajante podía ser el óxido nítrico, y fue quien hizo los "experimentos clave" que dotaron a esa hipótesis de sentido fisiológico.

"Escandaloso"

Milstein, un británico de adopción, de origen argentino, no dudó en calificar de "escandalosa" la exclusión de Moncada, y dijo sentirse "incómodo con la forma en que se viene otorgando el reconocimiento por lo que respecta a los premios principales, y también en términos de carreras y publicaciones". Según Nature, el artículo crucial de Ignarro (en el que este investigador confirmaba la hipótesis que él mismo había formulado años antes junto a Furchgott) apareció en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences seis meses después de que Moncada publicara un trabajo similar en la propia revista Nature, donde se alcanzaba la misma conclusión. El trabajo de Moncada fue saludado entonces (1987) como una "culminación" por el investigador Paul Vanhoutte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 1998