Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los riesgos de la competencia

En el último Informe Nielsen, herramienta de trabajo que asesora al Consejo Regulador, ya se advierte del doble riesgo al que se verá sometido el Rioja: "Las denominaciones emergentes no aparecen en el segmento de precio bajo, todas ellas intentan vender en los segmentos de precios medios en adelante, lo cual supone para Rioja una doble competencia de la que tendrá que defenderse. En los vinos jóvenes, [tendrá que defenderse] de la competencia del vino de mesa y de denominaciones de precio bajo; y en los crianza y reserva, de todas y cada una de las denominaciones emergentes de carácter local, algunas de ellas con intención de abandonar el ámbito reducido de su área natural". Esto se explica porque los vinos sin denominación de origen que gozan de un gran gancho para el consumidor -caso de Yllera (Valladolid), Marqués de Griñón y Dominio de Valdepusa (Toledo) o Dehesa del Carrizal (Ciudad Real), por citar algunos- no se ven sometidos a las restricciones de plantación. De esta manera, con una presentación digna, incluida la botella de 3/4, proporcionan una relación calidad precio muy del gusto del consumidor y perfectamente competitivos en la gama de vinos más económicos. Ahora bien, no se debe olvidar, que el 58% del vino de Rioja vendido el año pasado fue vino sin crianza, y de la noche a la mañana este volumen no puede desaparecer. "La evolución de los precios debe ser mucho más moderada; si no llegarán las temidas subidas y bajadas, nada beneficiosas para los agentes de la Denominación", vaticina Del Rey. Al misma tiempo, aconseja al agricultor, que busque la rentabilidad de sus viñedos a medio plazo: "De hacerlo a corto, perjudicará la próxima estación".

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1998