La ambición de Watson

En un capítulo dedicado a la última etapa de la frenética carrera por descubrir la estructura del ADN, James Watson llega a decir en su libro La doble hélice: "Aunque las apuestas no estaban a nuestro favor, Linus [Pauling] todavía no, había ganado su Nobel". Sus reiterados comentarios sobre la fama y la persecución del galardón sueco provocaron anos más tarde una reacción pública de sorpresa de su colega Francis Crick: "Si realmente pensaba así sobre Estocolmo, lo había disimulado muy bien. Para nosotros, él parecía estar muy motivado por la importancia científica del problema".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS