Muere Juan Carlos Onetti, el inventor de la novela latinoamericana moderna

El escritor uruguayo, que tenía 84 años, deja un legado literario imprescindible

Cuando apareció su última novela, Cuando ya no importe, publicada el año pasado, Onetti dijo que tenía el "presentimiento" de que éste sería su último trabajo. El escritor falleció ayer a causa de problemas hepáticos. Su cuerpo será incinerado a primera hora de esta tarde en el crematorio municipal de la Almudena, en Madrid. Su hijo, Jorge Onetti, dijo a Efe que la última su voluntad del escritor era que sus cenizas permanecieran en poder de su viuda, Dorotea Muhr. El Gobierno uruguayo había expresado su deseo de que sus restos fueran repatriados."Hubo que obligarle a ingresar en el hospital el pasado jueves, ya que tenía dolores muy fuertes. Desde entonces ha estado sedado, en semicoma, y no ha sufrido", dijo ayer su primera mujer y madre de su hijo Jorge, María Amalia. "El pesimismo de mi padre en estos últimos años, era una forma cabalística de burlar la muerte", afirmó Jorge Onetti. El enclaustramiento progresivo , del escritor, absoluto en el último año, se debía, según su hijo, "a su deseo de perderse en la multitud".

Más información
Sueños y ruinas
La vida de este lado
Recuerdos de Montevideo
Una memoria de medio siglo

El rechazo de Onetti al mundo exterior se agudizó en los últimos tiempos. No le interesaba nada que no sucediera en su universo particular. Hace algo más de un año un redactor de este periódico le llamó para pedirle un artículo sobre Europa para un suplemento que sobre la Unión Europea. "¿Europa? ¿Pasa algo en Europa?, ¿Pasa algo que merezca la atención? Lo que puedo escribirle si quiere es un artículo sobre mis recuerdos de infancia". Jorge Onetti señaló que "hubiera preferido que se evitasen las frases póstumas, ya que él era la antirretórica".

Independencia

Destacó la independencia y la indiferencia de su padre "al que no le importaba ni el éxito ni la fama. No militó en capilla ni grupo alguno", en un tiempo en que algunos escritores "quieren figurar en los sellos oficiales". Sin embargo, afirmó que su padre estaba muy agradecido por el reconocimiento a su obra que su puso el Premio Cervantes, en 1980, "que inició el despegue de su obra en el extranjero, porque en Uruguay el mercado es muy limitado". Jorge Onetti dijo emocionado que su padre abandonó su país natal "porque allí ya había muerto".

En el hospital, Onetti tuvo unos momentos de lucidez el sábado por la mañana. Durante ese tiempo leyó la revista de cultura Babelía y comentó a su hijo que le hacía gracia una referencia a sus Cuentos completos hecha por Juan Marsé en un reportaje sobre las preferencias literarias de los escritores. Marsé afirmaba que no sabía si tendría tiempo suficiente para leer todos los libros que tenía pendientes y colocó el primero de la lista los cuentos de Onetti. El escritor uruguayo sabía ya que a él se le había acabado el tiempo.

El escritor, periodista y novelista Juan Carlos Onetti nació el 1 de julio de 1909 en Montevideo (Uruguay). Abandonó la escuela secundaria sin terminar el bachillerato y trabajó en varios oficios. En 1932 publicó su primer cuento en La Prensa de Buenos Aires. En 1939 llegó a ser jefe de redacción del semanario uruguayo Marcha y publicó El pozo, su primera novela. Fue una auténtica revelación, que conmocionó el mundo latinoamericano de las letras.

Desde 1941 hasta 1955 colaboró en la revista Sur, La Nación, Clarín, la agencia Reuter y en periódicos de provincias. En 1950 publicó La vida breve, obra maestra total que abre el ciclo sobre Santa María, ciudad inventada por Onetti para recrear un Montevideo legendario y mítico, y que es marco de sus novelas más importantes.

Onetti se exilió en 1976 por los problemas surgidos en 1974 con las autoridades uruguayas por un premio concedido a una novela que la dictadura juzgó pornográfica e inmoral. El escritor formó parte del jurado que concedió dicho premio.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS